lun. Feb 17th, 2020

“Videla fue un imbécil traidor y si me lo cruzo a Milani, que cruce, porque le diré que es una bosta que abandonó a sus compañeros”

En exclusiva, Periodismo y Punto habló con Gustavo De Marchi, quien hace 10 años que está preso por delitos de lesa humanidad y lleva un mes sin comer. 

Gustavo Ramón De Marchi (71) está detenido en Ezeiza por delitos de lesa humanidad. Hace un mes comenzó una huelga de hambre reclamando que se cumpla con la Constitución Nacional. En 1976 tenía 26 años, era Teniente Primero del Ejército Argentino. Se retiró al año siguiente. “No pide prisión domiciliaria ni salidas transitorias, sólo exijo que se cumpla la ley”. Tiene diabetes, sufrió un ACV, perdió 15 kilos, no quiere tomar la medicación ni que le extraigan sangre. Al cierra de esta nota, estaban por trasladarlo al Hospital Militar. Críticas al “traidor” de Jorge Rafael Videla, a “la bosta” de César Milani, desilusión con Mauricio Macri que “aumentó el curro de los derechos humanos” y un mensaje a la Justicia Argentina.

-¿Qué está reclamando?

-Soy Teniente primero de Infantería paracaidista del Ejército Argentino retirado el 12 de agosto de 1977. Cuando me ponen ex teniente primero, me subleva. Moriré teniente primero y después de muerto, seguiré siendo teniente primero. A mí no me dieron de baja, pedí el retiro. Lo hice porque, tanto mi familia como yo, hemos sido contrarios a lo que hizo el imbécil de Videla. Y digo imbécil por no decir otras cosas peores. Al decir imbécil, me quedo corto. Timorato, sin carácter y que nos hizo de lado, nos traicionó y no se hizo cargo de nada.

-¿Por qué dice que Videla los traicionó?

-Nos entregó a todos los cuadros subalternos de pies y manos. Yo tenía 26 años. Fuimos la primera tropa que llegó a Tucumán después de los decretos del gobierno. Los uniformados, no hablo de los militares, dependían del Estado Mayor del Ejército Argentina. Todas. La Iglesia Católica vino a bendecir nuestras armas para que no fallen los proyectiles y hacer el mayor desastre posible y poder aniquilar, como fue la orden, lo antes posible, al terrorismo. Toda la Argentina lo pedía a gritos. Tanto es así, que el 24 de marzo  de 1976 que el tonto de Videla hace el golpe que, en realidad no fue un golpe sino hacerse cargo del poder de un país que estaba en total acefalía, no nos olvidemos de Casildo Herrera que dijo “yo me borro”. Se afanaron hasta las máquinas de escribir. Estábamos en un gobierno constitucional. Pero le quiero decir a la señora Taty Almeida que lamento muchísimo el fallecimiento de su hijo en manos de quien, hasta hoy, no sabemos si fue el ERP, Montoneros o la Triple A. Pero Almeida estuvo con el Presidente reemplazando un baldosín en recuerdo de la muerte de su hijo cuando no hay ningún baldosín en recuerdo del Sargento Wilfredo Napoléon Mendez, soldado Guillermo Tejada, soldado Roque Pérez, entre alguna de las 21 bajas que tuve en Tucumán y 3 en San Juan. Tengo cuatro heridas en el cuerpo. Almeida se olvida que su hijo fue muerto durante un gobierno constitucional peronista, exactamente igual que éste. En aquel momento había un Cafiero, ahora también. Peronistas sin prontuarios.

-Déjeme hacerle preguntas puntuales, ¿usted está preso hace cuántos años?

-10 años y cuatro meses y medio.

-¿Usted está condenado? ¿Por qué delitos?

-No tengo condena.

-¿Está procesado?

-Procesado y con una condena en primera instancia.

-¿Por qué delitos?

El único elemento para desvirtuar el principio del estado de inocencia es a través de una sentencia firme. Lo dice el código penal.

-¿De qué se lo imputa?

-De todos los delitos que se le ocurrió inventar a la falacia de los derechos humanos. Está todo prescripto. No lo digo yo sino España que no extraditó a los argentinos que están allá como Isabelita. Lo dice Italia que no extraditó al Teniente Coronel Malato. Lo dice Alemania cuando el Mayor Olivera fue detenido por orden de Francia, Italia lo dejó en libertad porque no existía el Estatuto de Roma. Con ese Estatuto firmado en 1998 se define los delitos de lesa humanidad. Desde el año 1215, en la época de Juan Sin Tierra, se hizo la Carta Magna en el que se decía que era delito y que no.  Porque si no el rey decía que alguien era delincuente y lo mataban. Así nace la irretroactividad de la ley penal más gravosa.  

-¿Quiénes eran sus superiores y dónde operaba?

-Mi cadena de comando en Tucumán era un coronel Juan Bautista Benbiel, un inútil e imbécil que nunca estuvo en el monte debajo de un árbol. Ese pedazo de inútil se murió, bien muerto está. El que le seguía era el teniente coronel Díaz Quiroga que también felizmente se murió. No valían ni un fardo de pasto. Arriba de eso estaba el Teniente General Maradona y arriba el General Menéndez que, con él, hubiera sido otra situación, distinta a la de Videla. Pero Videla se creyó más de lo que era, debe haber sufrido el “síndrome de Hubris”, un timorato manejado por un tránsfuga que era Emilio Massera y el inoperante de Agosti. Cuando los juzgaron en 1985 por delitos comunes porque no existía la lesa humanidad. La lesa humanidad es lesión a la humanidad, eso se hizo por primera vez con Juan Manuel de Rosas cuando huyó como una rata en 1852, se fue a Inglaterra y nunca más volvió. Pero hoy el relato oficialista reivindica a Rosas y no a Sarmiento. Están idolatrando a un verdadero tirano.  

-Volvamos al punto inicial…

-Al hijo de Taty Almeida lo mataron organizaciones que respondían al gobierno peronista. Perón los echó de la Plaza y las organizaciones le declaran la guerra al Estado Nacional. Hubo declaración de guerra, diferente a Malvinas, que no hubo esa declaración. Pero lo niegan.

-Ahora bien, después ocurre el 24 de marzo de 1976 asume el poder Videla pero el accionar de las Fuerzas Armadas ¿no le provoca ningún tipo de autocrítica? ¿Se podría haber hecho justicia sin asesinar o desaparecer personas?

-(Interrumpe) Volvamos al comienzo. El imbécil de Videla utilizó la figura bélica de desaparecidos, que es una figura letal. Para el enemigo tener un muerto es malo pero tener un desaparecido es terrible. Porque está la incertidumbre. Ellos estaban instruidos en Cuba, Libia, Checoslovaquia y apoyados con el dinero de la Unión Soviética para intentar tomar Argentina para propagarse desde Tucumán que creían que era como Sierra Maestra pero les salió mal el tiro…

-Sí pero volvamos a la pregunta, pero hubo desaparecidos que eran estudiantes, sindicalistas, sacerdotes…

-Señor yo a los desaparecidos no los justifico. Pero no son 30 mil. Pero no me importa tres carajos si son 1, 10 mil o 30 mil. Uno solo está mal. Pero el que mintió en esto es el Montonero Luis Labraña que inventó el número. Cuando fueron a Holanda, los argentinos que fueron –Las Madres y los Montoneros- tenían 2200 desaparecidos y víctimas del mal llamado terrorismo de Estado. Dijeron que era poco. No podían tener una ayuda económica. Así se impuso el número de 30 mil y se acabó. Así nació el número. La otra imbécil ex gobernadora Vidal, que se fue a París en vez de irse a Calingasta de vacaciones, tuvo esa actitud de no defender a la tropa. Yo no pido un carajo. Exijo que se cumpla la constitución nacional.

-¿Hace cuánto tiempo que está en huelga de hambre?

-31 días.

-¿Pero qué espera?

-De estos atorrantes, cobardes, basura de la justicia que no tienen dignidad, los desafíe a primera siempre, después, a muerte. Pero nadie levantó el guante. Nadie de la Corte Suprema de Justicia me contestó.  Apenas soy un teniente primero y me retiré harto en 1976.

¿Usted es mayor que César Milani?

-Seis años mayor. ero Milani es una porquería. Si me estás escuchando Milani sos una bosta porque compañeros tuyos que firmaron una simple acta como mi íntimo amigo, Marcelo López, sigue preso hace seis años en la cárcel de Candelaria sufriendo todo tipo de problemas. Compañero tuyo, Milani, de la misma promoción. Te absolvieron políticamente. Como te absolvieron de lo que afanaste. Si te encuentro un día, Milani, lo único que te digo es que desaparezcas de mi vista porque vas a cobrar una paliza. Vos y todos los que te acompañan.

-¿Qué siente cuando escucha a Julio De Vido o Amado Boudou decir que son presos políticos?

No me interesa. Lo único que sé es que debe haber condena firme. Amén de ellos si pasó como el caso mío que fui a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington y derivaron a la Corte Interamericano de Costa Rica que sí es vinculante. Pero esa Corte recomendó prisión domiciliaria para Milagro Sala que tiene 13 años de condena ¡Firme! ¡Firme! Y ahora están en el Obelisco reunidos, no sé cuántos imbéciles, pidiendo que liberen a esa hermosa y divina mujer cuando le pegaba… Pero soy un caballero, no digo más nada. La Justicia Federal que han intervenido, muchos de ellos, ni siquiera había nacido. Hay un principio que es el de inmediatez contextual, no podemos juzgar lo que hizo Rosas en aquella época. ¡Pasaron 46 años de todo!

-¿Usted durante los años 70 cometió algún delito? ¿Asesinó a alguien ilegalmente?

-Sí. Sí. –Se larga a llorar- Cometí un gran delito: ¡Defender a mi Patria! Lo hice, lo hago y lo haré mientras viva, carajo. Aquí no habrá comunismo porque no es nuestra esencia. Es una falacia. Cuba tiene el 90% de pobreza, cobra 8 dólares por mes como sueldo. Nos están tomando el pelo. Es joda. Es un negocio como el de los derechos humanos. Como el traidor de Macri que se fue después de su gobierno a ver no sé qué partido, en vez de quedarse acá, se fue allá. Ese nos traicionó y dijo que “conmigo se acaba el curro de los derechos humanos”. No lo terminó siendo que lo potenció. Hoy por hoy, la Bonafini, la Carlotto, los Schoklender y la hija de Bonafini están todos sobreseídos, y dele que van. No saben hacer un guiso, se van a poner a hacer una casa. Tuve una empresa constructora, conozco el tema, pero cuando me perseguían y estaba en la clandestinidad, se fundió la empresa.

-¿Qué le dice su familia con la huelga de hambre?

-Tengo una mujer extraordinaria que se llama Vicenta Britez Lezcano. Si me pasa algo hable con ella. (Su esposa visitó a Gustavo Béliz y a Santiago Cafiero en los últimos días).

-¿Dónde está detenido actualmente?

-En la cárcel de Ezeiza pero me mandaron castigado en San Juan a 1360 kilómetros de acá, después me mandaron a Salta. Cada vez más lejos. Las cárceles no son para castigos sino para reinsertar al reo. Yo que soy un atorrante no tengo un cheque rechazado en toda mi vida. Tengo 71 años. Aquí enfrente de mi calabozo está Miguel Etchecolatz con 91 años, se está cayendo a pedazos, se cae todo el tiempo, lo tenemos que bañar. Al lado está el Coronel Luis Enrique Baraldini que es el último argentino condenado a fusilamiento y lo salvó Arturo Frondizi y el Papa Juan Pablo II dos horas antes que lo mataran, ni siquiera la mujer lo pudo ver, ¿se da cuenta eso? Está Jorge “El Tigre” Acosta y Olivera que era más joven que yo, segundo jefe de mi compañía, en los diarios de Cuyo dicen que era jefe mío. ¿Están todos locos? ,

-¿Recibió un rosario o carta del Papa Francisco?

-Lo haré encantado pese a que no comparto lo que ha hecho en todos estos años desperdiciados. Sólo se reunió con corruptos, bandidos pero evidentemente la plata mueve el mundo. Hay mucha corrupción en todos los estamentos e instituciones del mundo. Me duele muchísimo porque vengo de la familia católica. Pero la Iglesia es una institución. No pido la domiciliaria ni excarcelación. A esta gente no le pido ni agua. Sólo exijo que observen la Constitución Nacional. El que no lo haga es un infame traidor a la Patria.  Respeten la Constitución y el Código Penal. El esfuerzo y el trabajo nos sacarán adelante.

Por Luis Gasulla

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 thought on ““Videla fue un imbécil traidor y si me lo cruzo a Milani, que cruce, porque le diré que es una bosta que abandonó a sus compañeros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *