mié. Abr 1st, 2020

Exclusivo: el hermano de D’Alessio asegura que Marcelo “no es un espía”

Por primera vez, el hermano menor del falso abogado habla con la prensa; negó que su hermano sea agente de inteligencia y aseguró que sufre “torturas” en la cárcel.

Luego de que la mujer de Marcelo D’Alessio presentara un recurso de hábeas corpus, preocupada por la salud de su esposo, su hermano Diego rompió el silencio en Periodismo y Punto.

En sintonía con su cuñada, Diego D’Alessio ratificó que el procesado por espionaje y extorsión no puede recibir visitas -salvo en la minúscula oficina de los abogsdos- y que hace dos meses que no le permiten ver el sol. También, que las caminatas prescriptas por los médicos no se cumplen y que, desde el Juzgado Federal de Dolores, quieren trasladarlo al pabellón de los presos K mencionados en el “Operativo Puf”. Es decir, los presuntos artífices de la causa por la que Marcelo D’Alessio se encuentra detenido.

¿Cómo es la situación de su hermano luego de la presentación del hábeas corpus?

-Hoy lo presentó mi cuñada porque lleva más de 300 días en una habitación de 2×3 , de la que no sale. Fui un par de veces a visitarlo. Está en reclusión solitaria. Cada vez que lo veo, está peor. A punto tal que ya no puede casi caminar. Hoy le pidió a los médicos que lo entuben para sedarlo. Ya no quiere más. Ayer, a las 12 de la noche, lo despertaron para llevarlo al IRIC- Sistema de Intervención para la reducción de Índices de Corruptibilidad-, mismo lugar donde está gente que lo denunció a mi hermano. Lo querían trasladar a la boca del lobo.

¿Cómo son los encuentros con su hermano en este año?

-Me acerqué como hermano y lo que fui viendo fue como que él fue decayendo desde el punto de vista cognitivo. Mi hermano está hace un año sin poder hablar con nadie. Lo que sí vi es que los celadores lo tratan muy bien y le dan ánimo. Pero igual no deja de ser alguien al que le triplicaron la medicación, ansiolíticos y varios cócteles más para tenerlo dopado. Su nivel de angustia fue creciendo. Él se presentó, antes de fin de año, como arrepentido y pensó que la cosa estaba avanzada pero quedó en un stand by. Sigue así y en Dolores lo volvieron a meter ahí, en una celda de 2×2.

¿Cree que ese intento de traslado se volverá a producir?

-No lo sé. Sé que mi cuñada hizo una presentación y reactivó el tema. Lo que es raro es que, cuando yo le pregunté a él, me dijeron que no lo trasladan del Hospital por su seguridad.

O sea, no puede salir del HPC por temor a que lo maten…

-Eso es lo que dicen para dejarlo ahí, pero ahora vienen a la medianoche y le dicen que lo trasladan al lugar donde están los tipos que lo denunciaron o viceversa. Estoy perdido ya. Ahora por seguridad lo llevan al IRIC.

¿Hoy habló con él?

-Me llamó ayer. Soy creyente y le doy palabras de ánimo, le leo pedazos de la Biblia. Me llama para escuchar una voz familiar. De movida te dice que está bien, pero después se derrumba. Va y viene.

-D´Alessio habló hace poco en Radio 10 y después conmigo, ¿por qué lo hizo?

-No lo sé. Honestamente no lo sé. Creo que está cansado de esta situación, porque esto es tortura. Lo están llevando a un punto que… No sé por qué ahora…

¿Pudo hablar con el juez de la causa?

-(Silencio). No puedo contestar eso.

-¿Cómo está su padre que es un reconocido consultor? ¿Cómo tomó todo este proceso? ¿Le sorprendió?

-Esto fue un baldazo de agua fría. Más allá de quienes son mis viejos. Son gente grande y siguen laburando. Me pongo en la posición de papá y tener un hijo en cana, para nadie es fácil.

-¿Quién es realmente su hermano?

-Siempre fue muy divertido. En los últimos años, teníamos relación pero él vivía en Ezeiza y yo lejos, en otro lugar. Tenemos una distancia que nos veíamos para cumpleaños.

-De todo lo que se dijo, ¿qué es lo falso y qué es lo que no deberíamos tomar como creíble, cosas que su hermano decía y que no eran?

-Debería recapitular todo lo que se dijo. Fue un torbellino de noticias. Me acuerdo de leer que dijeron que tenía un helipuerto y no sé cuántas camionetas. Nunca lo ví.  Se armó una pelota gigantesca, cosas ridículas.

¿Su hermano fue a extorsionar a un empresario o le hicieron una cama?

-No lo sé. La causa la maneja el abogado.

¿Su hermano era un espía o un agente de inteligencia?

-¡No! Lo que él dijo cuándo fue a declarar es ¿espía de qué? No.

¿Qué le diría al que escucha la nota y que de un lado y del otro están indignados con la figura de su hermano?

-Me parece que antes que nada está la ley. Creo en la ley y en la Justicia. Ver cómo en primera persona, alguien muy cercano, mi hermano mayor, está en una situación de tortura, no va. No va para mi hermano ni para nadie. Yo hablo porque la causa es mediática pero no sé quién más estará así. Si en una causa con tanta publicidad lo tienen así, ¿qué pasa con el chango que no tiene la posibilidad de salir en un medio a hablar? Lo demás, es judicial, que se resuelva en el ámbito correspondiente. Esto no puede pasarle a nadie.

-¿Cree que a su hermano no se le han respetado los derechos humanos básicos?

-No. No tiene condena. Hace 340 días así y hoy pide que lo entuben porque no puede más. ¿Qué más queres? ¿Qué quieren que haga?

¿Lo están castigando por hablar o por no hablar?

-Ojalá tuviese esa respuesta.

Por Luis Gasulla

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *