Lun. Nov 30th, 2020

Estremecedor relato de un guardavidas de Gesell: “Trabajamos rogando que nadie convulsione en el mar y se fondee”

Tras el crimen de Fernando Báez Sosa, publicó un crudo texto que rápidamente se hizo viral. Leelo.

Un guardavidas publicó un crudo relato sobre las condiciones en que se trabaja en las playas de Villa Gesell, el balneario donde días atrás un grupo de rugbiers mató a golpes a Fernando Báez Sosa. “Trabajamos rogando que nadie convulsione en el mar y se fondee”, escribió en su página de Facebook, donde ya recibió más de 11 mil reacciones y 240 comentarios.

https://www.facebook.com/story.php?story_fbid=3102879269739323&id=100000518420880

Su relato -que fue compartido más de 15 mil veces- habla del descontrol que domina la noche de Gesell, y que continúa cada madrugada en la playa, donde miles de chicos alcoholizados o drogados se entregan al desenfreno y llegan a poner en grave riesgo sus vidas.

Mientras tanto, la política sigue sin poder dar una respuesta certera a este fenómeno que deriva en casos de violencia extrema como el de Báez Sosa. Un claro ejemplo de ello son las contradicciones del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien pasó de pedir por la legalización de las drogas a culpar al «exceso de alcohol» por el crimen que se cobró la vida del joven de 18 años.

Peor aún la indiferencia del gobernador Axel Kicillof, quien la semana pasada -desde Israel- pareció estar más preocupado en recordar que la temporada turística es «récord» que en trabajar para prevenir más casos de violencia en la Costa Atlántica.

A continuación, el relato completo:

Villa Gesell 2020.

Esta es mi 5ta temporada trabajando de Guardavidas en la playa que llaman «la del horror» y me gustaría contarles desde mi corta experiencia las cosas que vivimos a diario acá.
Muchos de nosotros levantamos bandera a las 8am. y sabemos que llegar al puesto es una lotería, una caja de sorpresas, claro, todos los días tenemos un after en la playa con gente que salió la noche entera, la mayoría alcoholizados y drogados. Hemos tenido que meternos al agua sin todavía poder acomodarnos en nuestros puestos, vestidos y sin elementos de seguridad.
Llegar a la casilla y ver gente arriba, tomando, rompiendo e invadiendo nuestro lugar de trabajo y tener que buscar la forma de pedirles que se bajen de buena manera para que nadie se ponga violento con nosotros.

El día «comienza» y aparecen las manadas de jóvenes con conservadoras cargadas de alcohol. Se escuchan los primeros mega parlantes sonar a todo volumen, se huelen los primeros porros, se ven los primeros «duros» y claro, los que siguen desde temprano «de rola» con la pasti que nunca termina están como un robotito repitiendo un paso que ni ellos ya controlan.

Nuestro trabajo no es solamente mirar el agua y que nadie se ahogue sino también atender primeros auxilios, pero pasamos de un corte, una picadura de aguaviva, una baja de presión, a limpiar espuma en la boca, atender comas alcholicos, entablillar y trasladar en ambulancia a pibes con signos vitales indescifrables.
En lo que va de la temporada, en mi sector ya se pidieron más de 5 ambulancias para trasladar gente convulsionando. No es muy difícil la suma: alcohol + droga = cocktail = convulsión.

En fin, prevención por acá, rescate por allá, no se metan ahí, criaturas solas en el agua, borrachos violentos, miles de nenes perdidos, gente invadiendo nuestro espacio de trabajo (delimitado), grupitos de pibes pateando pelotazos en lugares mínimos, botellas que vuelan, etc. Tratamos de explicar amablemente cuando le llamamos la atención a alguien y las respuestas son cada vez más violentas, agresivas e insólitas. «eh ! qué me tocas el silbato puto», «yo me meto donde quiero», «bueno para eso estás vos, para que mi hijo no se ahogue», «30 minutos buscándote Mateo (5 años), donde te metiste tarado?», «eh loco pero quiero sombra, por qué no me puedo meter abajo de la casilla?, que ortiva». «Por qué me viniste a buscar? Yo puedo salir solo, soltame (con aliento a un mezcladito de mil horas)».

Y si, así trabajamos, a veces a las piñas con turistas sobrepasados de excesos, cortando clavos y rogando que nadie convulsione en el mar y se fondee. Esperando que llegue la hora de irme (20hs.) y saber que dejo la playa con una «previa» incontrolable, cargada de peligros y totalmente desprotegida.

A veces vuelvo agradeciendo que ni a mí ni ninguno de mis compañeros nos pasó nada, a veces vuelvo y no se que contarle a mi familia para que no se preocupe, a veces el stress y la angustia me sobrepasa y a veces soy un zombie que pone play y acepta la realidad que vivimos a diario.

En estos 5 años que estoy acá, esta escena se repetía todos los días, pero como siempre, en este país, el de los hijos del rigor, buscamos cruzar un límite para poner un límite. Esta vez el tristísimo punto final lo puso «Fernando», el que abrió los ojos de todo un país para que hoy llegara a la playa y viera un despliegue policial sin precedentes en Villa Gesell. Controles, cacheos, fuerzas especiales, helicóptero, como si se tratara de la entrada a un recital de Rock.

La playa no es «la del horror» como dicen, el horror es que tenga que pasar lo que pasó para que se tomen medidas como las que ya todos ven en los medios.

Teb.

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *