Vie. Sep 24th, 2021

D’Alessio rompió el silencio en Radio 10: los puntos oscuros de su declaración

A casi un año de su detención, el falso abogado habló con la radio de Cristóbal López y Fabián De Sousa, donde fue catalogado como «espía de Macri». Desmentidas y medias verdades de un preso en busca de ayuda.

Sábado 11 de enero, 19:12. El calor es agobiante en Buenos Aires. Estoy manejando rumbo a una plaza para jugar al fútbol con mi hijo. El aire acondicionado apenas funciona. La pantalla de mi celular apenas se enciende. Aparece la leyenda «Numero oculto». Atiendo y escucho una voz femenina advirtiéndome que la llamada proviene del Servicio Penitenciario. Y sin más preámbulos, el interlocutor empieza a hablar.

Primero lo confundo con un detenido que, por cuestiones periodísticas, suele llamarme todas las semanas. Pero rápidamente me aclara que es Marcelo D’Alessio, el protagonista de la causa judicial más intrincada de los últimos tiempos. Horas antes había roto su largo silencio en Radio 10. El reportaje lo dejó disconforme. Habla 7 minutos y se corta. En el segundo llamado, le sugiero dejar la charla para el día siguiente. Como mencioné, estaba manejando y no tenía grabador ni anotador. En él quedaba volver a llamar. Tendría toda una noche para arrepentirse. O no.

Puntos oscuros de la entrevista radial

Al comenzar la nota en Radio 10, D´Alessio habló de presiones y amenazas de personas vinculadas al caso Nisman, que aparecieron en su vida para intentar manipularlo. Nadie quiso indagar sobre ello. ¿Se estaría refiriendo a Ricardo Bogoliuk, ex agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria durante la intervención de Marcelo Saín? ¿O quiso referirse a alguien más? Según el detenido, el fallecido fiscal Alberto Nisman llamó a Bogoliuk el sábado 17 de enero de 2015, por la mañana, para pedirle un arma.

Se quejó de los “globoludos amarillos” que inventaron el mote de falso abogado. Aclaró que estudió y se recibió en el exterior. No sabemos cuándo, dónde ni de qué. Más allá del insignificante dato, el periodismo afin a Cristina Kirchner llegó a decir que D´Alessio espiaba gente con su propio hijo. Pero al detenido le preocupó el mote de “falso abogado”.   

Afirmó que hay chats editados en la causa, pero ¿quién los editó? Aseguró que no conoce al ex Ministro de Justicia, Germán Garavano, pieza clave -en el relato K- del armado de causas y guión de arrepentidos. Aseguró que Patricia Bullrich tendrá problemas judiciales pues él le envío información sobre narcotráfico y las “bobinas”, pero ella no movió un dedo. ¿Qué clase de informante no es escuchado por sus jefes? Consultada por PyP, Bullrich recordó que “lo que me mandaba por celular ya era más conocido que la ruda” y planteó que “lo están usando el caso como hicieron con la causa Nisman, sólo tuve un encuentro y me pareció una persona poco seria”.

Sin embargo, D´Alessio insistió con su aparición estelar, a comienzos del 2016 y del gobierno de Cambiemos, al oficiar de “entregador” de Marcelo Mallo, ex líder de Hinchadas Unidas Argentinas, buscado por las fuerzas de seguridad por el doble asesinato de Unicenter. Ese día, D´Alessio estaba preocupado por haber aparecido en la filmación de Crónica TV pues quería mantener su bajo perfil. ¿Qué cambió 18 meses después que deseaba deambular por los programas de tele? Preguntas sin respuestas.

Aseguró que Daniel Santoro y el fiscal Carlos Stornelli lo “mandaron crudo” a Comodoro Py para una testimonial por la causa «Gas Licuado». La misma expresión utilizó cuando me llamó desde la cárcel el sábado por la tarde, tras la entrevista con el programa radial Secreto de Sumario. Pero dijo que en esa declaración no mintió, sino que no aclaró cómo había conseguido las carpetas de información.

Sobre la cámara oculta al abogado Ubeira no explicó para qué era ni qué se intentaba conseguir. Según el entorno del fiscal Stornelli, de los chats que figuran en la causa, no queda claro que la supuesta víctima sería el abogado de Federico Elaskar, ex titular de SGI. D’ Alessio insiste en que Stornelli quería apretar al ex abogado de Leonardo Fariña, Rodrigo González. Las versiones de los protagonistas hablan más de celos y cuestiones de quién es más amigo de quién, que de delitos.

Aseguró que le explicó a Ricardo Bogoliuk que la situación con Etchebest no le cerraba y que a las 48 horas ya no tenía contacto con el «chacarero». Según varios protagonistas, que conocen la causa, las 48 horas se alargaron a un mes.

A Stornelli “lo vi cuatro veces y no me gustó”. Pero hacía todo lo que le pedía el fiscal, le remarcó la periodista. ¿Fue parte de la supuesta extorsión a Etchebest? Al principal protagonista de la historia no se lo preguntaron.

En otro tramo de la nota, D´Alessio explicó que Stornelli estaba preocupado de que no lo invitasen al cumpleaños de Daniel Mautone. Pero el fiscal sí fue a ese cumpleaños, en el que -según reconstruimos en PyP, consultando a cuatro fuentes- estuvieron presentes dirigentes amigos del zar del juego de La Matanza, como el ahora intendente Fernando Espinoza. Mauricio Macri no estuvo ni estaba invitado. Sí asistió su amigo, Daniel Angelici.

Aseguró que estuvo bajo tortura, que no se respetan sus derechos humanos y que está en un calabozo, pero elogió “los cojones” del juez que lo tiene en esas condiciones. Parece contradictorio, aunque resulta entendible que un procesado detenido hace un año quiera quedar bien con el juez, persona que definirá su destino inmediato.

Explicó que se está demostrando que “no era un agente ilegal del Imperio”, pero ¿quién se encargó de difundir que trabajaba para la DEA y la Embajada de EEUU?

 “Si hablo se caen cuatro causas de Cristina”, ostentó sin explicar qué datos tiene. Sólo atinó a decir que “hay que esperar que se filtre”. ¿Fue un mensaje al macrismo o al kirchnerismo? Cerca del entrevistado, aseguran que el mensaje estuvo dirigido a cualquiera que pueda ayudarlo.

Lo único cierto es que, si el juez Ramos Padilla aceptaba a D´Alessio como imputado colaborador, habría convalidado que la extorsión en Pinamar no existió. Tal como explicó en sus indagatorias. Por lo tanto, se caía la causa. Sin Pinamar, no hay Dolores. Sin Dolores, no hay causa.

Mientras termino estas líneas, vuelve a sonar mi celular. “Esta llamada proviene del Servicio Penitenciario”, me anticipa la misma voz femenina que escucho desde hace años.

Por Luis Gasulla

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

1 comentario en «D’Alessio rompió el silencio en Radio 10: los puntos oscuros de su declaración»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *