Lun. Nov 30th, 2020

“Cuando Alberto Fernández escribió que el Memorándum con Irán era un delito, lo llamé para putearlo”

A cinco años de la muerte de Alberto Nisman, PyP habló -en exclusiva- con Graciana Peñafort, ex abogada del fallecido ex canciller Héctor Timmerman.

Hoy se estrena en Netflix el documental El fiscal, la presidenta y el espía, dirigido por el británico Justin Webster. Dará que hablar. Horas antes de su estreno, la flamante asesora legal del Senado de la Nación, Graciana Peñafort, recibe a PeriodismoyPunto en su despacho. El 30 de diciembre, pasado el mediodía, los pasillos del edificio anexo del Senado de la Nación, están casi vacíos. Pocos son los empleados y funcionarios que aún están en sus trabajos ese último lunes del año. La lluvia es intensa. Tras un par de cruces en tuiter con este periodista, una de las arquitectas de la Ley de Medios del 2008 y abogada del fallecido ex canciller Héctor Timmerman, entre otros funcionarios kirchneristas, Peñafort me recibe amablemente a pesar las diferencias políticas e ideológicas. En tiempos en que la grieta se profundiza, es valorable.

Días atrás, fue nombrada Directora General de Asuntos Legales del Senado de la Nación. Peronista. Nacida en San Juan, Graciana Peñafort fuma hasta que comienza la entrevista. El grabador se enciende. Le consulto por las medidas económicas del gobierno de Alberto Fernández y se emociona al relatar una anécdota reciente en la que observó en una farmacia barrial de Palermo, cercana a su casa, que un jubilado no podía pagar sus medicamentos: “Quiero que funcione la economía, es el gobierno que yo voté, hay gente que no morfa, no morfa”.

Pero el eje central de la entrevista será la justicia, el rol de los medios, el periodismo de investigación, la doctrina Lawfare, los llamados “presos políticos” y la muerte del fiscal Nisman. Ella espera ansiosa el estreno de “El fiscal, la presidenta y el espía”. No siento lo mismo. “

Sobre la gestión anterior de Gabriela Michetti en el Senado de la Nación, no quiere adelantarse a las auditorías que realizará: “Tenemos rumores, aún no leí los expedientes, pero hay rumores. En estas cosas, me preocupa mucho que con el trabajo de la gente no se jode, soy peronista y no puedo tirar rumores que afecten el trabajo de las personas”.

Dice que no el trabajo de la gente no se jode pero ¿acaso no hubo despidos de empleados públicos por simpatizar con el anterior gobierno?

-Pasó en el ANSES pero eran gerentes con un sistema de estabilidad rara, un sistema que había que revisar y que es aberrante. Son cargos jerárquicos, con un sistema que no corresponde. Cuando trabajas en el Estado, esos cargos no pueden tener más privilegios que un empleado raso. No es razonable. No sé de otros casos. Es lo que sé en estos 20 días. Hay otra gente que se ha trasladado a otras áreas.

-¿Por qué hay tan pocas mujeres en el gabinete nacional o en reuniones de poder como lo marcó Vilma Ibarra?

-Hay pocas mujeres en general. Nunca son suficientes. Pero hay cuadros destacados que ha puesto Alberto Fernández. Aún no vimos la orgánica.

-Escribió en Twitter que el gabinete está compuesto por las mejores mujeres y hombres del país. ¿Quién faltaría convocar?  ¿Podría ejemplificar?

-Estoy convencida. (Peñafort duda, piensa y amaga a responder). Faltó convocar gente, gente que formó el Estado y deben volver. Pienso en personas maravillosas para pelear litigios internacionales que Bernardo Saravia Frías los echó en Procuración.

-¿Quién fue su padrino político?

-La persona que me convenció de venir a Buenos Aires fue el Secretario de Hacienda histórico del kirchnerismo, Juan Carlos Pezoa. Fue muy generoso. Lo quiero mucho. Es el que dijo basta: “Te interesa mucho lo público pero trabajas en lo privado, resolvelo”. Antes había tenido a un jefe radical cordobés que me había dado mi primer trabajo. Pero Pezoa.

-¿Y Mariotto?

-Gabriel confió en mí como nadie con la Ley de Medios. Él no me conocía. Me había recomendado el “negro” Pezoa.

-¿Deberían estar en el gobierno?

-No lo sé. Supongo que sí pero Mariotto, en este momento, se ha corrido. Vengo de hacerle un trámite judicial para que pueda salir de vacaciones con la familia. Angelina Bona no volvió al gobierno y me encantaría que venga. Viene Zannini y está bien.

¿Cuál es el proyecto judicial de ustedes?

-Distinto. Estos años fueron salvajes.

-¿Y los anteriores, durante su gobierno, cómo fueron?

-No fueron así. No hubo lawfare. Recuerdo un juez de cámara, no sin cinismo pero con verdad, que la política es la política pero con la libertad de la gente no se jode. Héctor Timmerman –Peñafort se quiebra al mencionar su nombre- se murió por culpa de este poder judicial. Se te muere alguien por culpa de una injusticia, no hay manera de repararlo. Se murió. No le dieron oportunidad de tratarse fuera del país. Pido una justicia que no mate. Sigo peleando por la justicia y el honor de su familia. Pero ¿qué conseguiré? Hoy se cumple un aniversario de su muerte…

-Usted considera que todos los casos son Lawfare, suponiendo que en el año 2020, un juez X pide la detención de un ex funcionario macrista, ¿qué dirá usted?

-No importa cómo me caigan como Stornelli o Laura Alonso, pero un procesado no es culpable. Lo digo con todos.

-Pero no es lo mismo un funcionario que no intenta fugarse o entorpecer una causa que otro que resiste su detención a los tiros como Jorge Castillo.

No es lo mismo pero Castillo está en su casa y Amado Boudou, sigue preso. Vos mismo lo estás diciendo. Timmerman tenía una preventiva. Se moría de cáncer y otros acusados no lo habían llamado a indagatoria.

-¿Se viene el Ministerio de la Venganza o ya llegó?

-Escribí miles de artículos en su contra. Me parece espantoso.

-Pero… ¿Es real o no?

-No existe ningún Ministerio de la Venganza. Sin AFI no hay venganza. Sin UIF, tampoco. Una locura que el Estado estuviese persiguiendo gente. ¡Lo viví yo! No me lo contaron. En el caso de Amado –Boudou- el juez que estaba juzgándolo del Tribunal Oral, estaba negociando al mismo tiempo con el Ministerio de Justicia, para que le levanten la cámara de Apelaciones. No podes ser juez y parte. Está mal. Si a vos te quisiera juzgar alguien que tiene un interés compartido con tu contraparte, qué dirias? Esta elección se ganó con un primer acto que derogó el Ministerio de la Venganza: dos personas que llevaban 10 años peleados, se sentaron y acordaron, que fueron Alberto y Cristina.

-Me la deja picando, hay contradicciones entre los Fernández que son increíbles. Mencionaba a Timmerman y el Memorándum con Irán, seguramente cuando leyó la nota de opinión de Alberto en La Nación del 2015, no estuvo de acuerdo…

-Lo llamé a Alberto Fernández y lo reputee. No estaba de acuerdo siempre con Alberto. Lo que le respeto es que seguí hablando con él, uno de los primeros trabajos me lo dio él cuando llegué al COMFER intervenido. Tuve peleas públicas y privadas y acuerdos importantes. Le creo. Cuando manda el video Cristina anunciando que Alberto sería su candidato, tomé el celular y le escribí. Ese día tenía un acto con Máximo Kirchner y Leandro Santoro. Por lo general, los sábados a la mañana corrijo las notas de “El Cohete a la Luna” –portal dirigido por Horacio Verbitsky-. Le puse: “Acabo de ver el video, como soy peronista, te apoyaré igual pero quiero saber qué vas a hacer con la justicia y con los servicios. ¿Qué es lo que estaré apoyando?”. Unos días después, me contestó. Me llamó. Le creí. Está haciendo lo que me dijo que haría. Le tengo una estima personal.

-No le puedo preguntar por qué cambió porque la respuesta sólo la tiene él pero imagínese que, en los últimos años, Alberto Fernández fue una fuente fundamental de muchos periodistas de investigación y nos relató datos y opiniones muy fuertes sobre el manejo del poder y la corrupción del gobierno de Cristina…

-A veces uno opina desde el prejuicio. Creo que Alberto estaba enojado. Cristina, también. No lo sé. Pero el acuerdo espero que sea bueno para la Argentina.

-En relación con los servicios de inteligencia, ¿cómo explica que en el 2004 entre Gustavo Béliz y Jaime Stiuso, Néstor Kirchner, eligió al agente de inteligencia y el Ministro se tuvo que ir del país?

-No lo sé. Siempre me lo pregunté. Está bien que Béliz esté de vuelta. Tengo la certeza que Béliz no permita que eso pase. Es una garantía. Caamaño no va a transar en la AFI. No será una delegada de ellos. Creo que los servicios de inteligencia surgieron en otro mundo, en el de la Guerra Fría.

-Sí pero cuando Elisa Carrió dijo que había que desintegrar a la AFI, no la apoyó ni los propios ni los opositores como ustedes…

-Es que la razón de ser del Estado, es la ley. Es la fuerza de imponer la ley. Para eso se crea el Estado. Es absurdo que dentro del propio Estado, exista un espacio que se pueda no cumplir la ley. No puede haber servicios.

-¿Cómo se lo hace entender a los que creen que ustedes van por todo, contra la división de poderes y la República?

-¡Para nada! Lo vivo aquí. No vamos por todo. Claramente no vamos por todo. Veo cómo se está armando las cosas. Este gobierno no violará las garantías constitucionales. Sabemos lo que pasamos estos cuatro años. Qué me puteen pero defenderé el derecho a defensa de todos los imputados.

-Pero si hay un funcionario de Macri que fue corrupto, ¿no debería ir preso?

-Después que sea condenado según el debido proceso. Sino nadie debería ir preso.

-Pero las cárceles están llenas de personas sin condena…

-En el 2010 con Verbitsky contamos la aberración de las preventivas. Insultaba las designaciones de jueces que un sector del kirchnerismo consultaba a los servicios para elegirlos. Mi propio gobierno. Un papelón. Eso no es Estado de Derecho. No se hace, Luis. Está mal. También está mal que haya habido Stornellis y D´Alessios.

-Entraríamos en una discusión pues conozco a alguno de esos personajes y está lleno de operadores en la Argentina, de D´alessios como usted dice…

-Los veo en Comodoro Py, los veo entrar y salir de los despachos. No es que me molesta el concepto de servicios. Pero los sufro. Nunca estaré de acuerdo con eso. Soy abogada.

-¿Qué cree que ocurrió con el fiscal Alberto Nisman?

-Creo que se suicidó. Creo que fue un suicidio inducido.

-¡Son dos cosas distintas!

-Creo que el tiro que lo mata, lo disparó él. Pero lo llevaron a un punto de quiebre. Era una persona particular. Me cuesta hablar porque está muerto. No se puede defender de lo que yo diga. Hay dos nenas que siguen siendo sus hijas. Él era narcisista. Había trabajado con Muller y Barbaccia. Sabía que la caída no tiene forma. Él había sido parte de eso. Se dio cuenta que se había comida una operación. Tenía sus lados oscuros. Cuando Interpol le dice a Argentina que no se habían bajado las alertas rojas, su denuncia se caía. Creo que Nisman dijo: “Me comí una operación”.

-Pero ¿comerse una operación es un motivo para matarse? Justo en este país con la cantidad de operaciones que hay a diario. De Enrique Olivera a…

-Nilda Garré y Máximo Kirchner y la cuenta bancaria falsa

Ok, y tantas otras…

-Pero Nisman tenía un lado complejo e ilegal. Su moralidad sexual me resulta indistinta. No me fijo en su faz íntima de un funcionario, sea cual sea. Son actos privados de los hombres. Pero sí tengo un problema grave con el dinero. Tenía dinero negro y lo sabía. Estaba el escándalo vinculado con la desaparición del financista Stefanini. Él había aspirado a ser Procurador General y ahora Interpol lo deslegitimizaba. Nunca entenderé porque presentó esa denuncia sin pruebas.

-¿Qué rol jugó Stiuso?

-No lo sé. Pero, más allá de eso, intentó bajarse de la presentación en el Congreso de la Nación. No podía hacer nada ya con la denuncia. Lo presionaron. El tipo se desesperó. El Frente para la Victoria quería que se televisara su presentación.

-En estos días se estrena el documental sobre Nisman, no tengo expectativas pero supongo que usted sí…

-Conseguí que el documentalista entrevistase a Héctor Timmerman, ya muy enfermo. Lo estoy esperando con un nivel de ansiedad importante. Pero recuerdo que Héctor se moría y nadie ya dirá su verdad.

-Sí Graciana, pero tampoco la de Nisman, él también está muerto… ¿Cuál es el rol de Diego Lagomarsino?

-No creo que haya tenido participación. Tengo una tesis que te la diré luego. Es una locura que Lagomarsino esté procesado de partícipe necesario de no sabemos quién… Creo que no tuvo que ver con la muerte, pero sí con otras cosas que las sabemos. La función de él tenía que ver con las cosas más oscuras de Nisman.

-Mencionaba El cohete a la Luna de Verbitsky y allí se publicó la investigación sobre extorsión de D´Alessio al chacarero Pedro Etchebest, ¿Qué opina de esa causa judicial?

-Tengo detalles pero creo que la causa Dolores empezó mucho antes, cuando Juan Amorín denunció los aportantes truchos de Cambiemos en provincia de Buenos Aires. Fue un antes y un después. La política se estremeció y ellos estaban yendo al Fondo. Hubo medios que no hablaban del tema. Había gente declarando en tele que decía que no había aportado un mango a ese partido y no decían nada… Dejame decir que el periodismo…

-Tire lo que quiera, diga lo que quiero, más divertida la entrevista…

-Es que sino publicaban nada, te das cuenta que alguien pidió que no se publique. La inflación ya estaba disparada. Había que ir al Fondo. Hay que hacer que el argentino se banque eso. Tiene un valor simbólico. No sé si es bueno o malo pero es así. El gobierno no lograba repuntar y alguien les ofreció una mala solución: una causa espectacular público, los cuadernos de Centeno con la potencia comunicacional y las cosas que pasaron. La mega corrupción con todos los funcionarios involucrados, con un testigo presencial escribiendo todo lo que pasaba. Sumale lo que establecía el régimen de arrepentidos…

-Pero si querían espectacularidad, hablaba Centeno y nunca dio una nota…

-Pero los extractos de los arrepentidos filmados y filtrados en la Tele. Comunicacionalmente era un boom. Capturó la atención del argentino. La venían preparando y masticando para la elección 2019 pero el despelote de los aportantes truchos, hizo que la detonaran antes. Por eso hicieron algunas trapisondas y vicios que tiene la causa. No la tenían lista. El armado de Lawfare requiere una planificación que no tenían. Así recurrieron a tipos como D´Alessio.

-Pero si D´Alessio no aparece en la causa Cuadernos…

El objetivo de D´Alessio era la causa cuadernos y ese armado. Pero para sostenerla, armaron GNL y cuando ves sus papeles, está ese tema, el peritaje que se caía. Esa gente hace esas cosas horribles.

-¿Cree que en esa extorsión había periodistas?

-Daniel Santoro no buscó dinero. Buscaba el prestigio y se equivocó horrible. Si yo te siento al lado a alguien que está siendo apretado para que te dé una nota, ¿vos que me decís Luis?

-El tema es cómo sé yo que está siendo apretado…

-¡Están los mensajes!

-Es el olfato periodístico y la ética del periodista. No la haría pero estamos hablando de empresarios millonarios como Cifuentes, Brusa Dovat.

-Leo la causa y a vos no te pasó, no te sentaron gente así apretada.

-Pero yo los entrevisté a muchos de ellos y alguno hoy dice que fue apretado y no es así.

-Es un límite ético que cruzó Santoro. Lo pasó el día que publicó las cuentas de Máximo Kirchner y todos sabíamos que era falsa la información. Esa nota se la ofrecieron a otro reconocido periodista. Todos lo sabíamos.

-¿Quién se la ofreció?

-Un señor que trabajaba para los norteamericanos. Lo dejo a tu criterio. Ese fue el inicio de la relación. No le tengo simpatía a Santoro porque se portó muy mal con Timmerman. No quiero ser injusta pero él violó sus límites. Él lo cuenta en su libro de investigación. Que en los diarios a veces impulsan denuncias anónimas.

-Pero ¿y del otro lado no hacen lo mismo que ustedes denuncian?

-No lo sé.

-Un juez que es muy cercano a usted me dijo que se hacía macartismo de todos lados

-Está mal, lo haga quien lo haga. Si es responsable que se pueda defender. Que los tribunales no se olviden que son inocentes hasta el día que lo condenan.

-Si son tan buenos y honestos, ¿por qué perdió la elección Scioli en el 2015?

-No tuvo la autonomía como candidato. El voto a Scioli dependía de cómo te caía Cristina. Los medios no definen elecciones pero marcan el sentido. Durante años la acusaron de ladrona y corrupta. Construyeron sentido. Nadie aseguraba que Scioli fuese algo distinto y ella no podía defenderse. Seguramente hubo errores, pero eso pasó.

-¿Habla de construcción mediática, ¿tanto poder le atribuye a los medios?

-Sí, claro que sí.

Pero del otro lado tenés otros medios como C5N, Tiempo Argentino, Página 12, medios públicos, programas de América

-Los medios no te dicen que hacer pero constituyen sentido. Fijate con las cuestiones de género.

-¿Pero es por los medios o la sociedad marca la cancha a los medios?

-La sociedad recibe una información y esa información se retroalimenta. Ni somos almas cautivas ni somos almas independientes. La construcción de sentido es bidireccional. Otro ejemplo: mirá la diferencia del tratamiento de la dictadura entre Chile y nuestro país. Hace 500 te vendían espejitos de colores, te contaban la historia y que te cantaban, en las Iglesias te decían lo que estaba bien o lo que estaba mal en el mundo. Hoy eso pasa en la televisión

-Pero con las redes sociales, el poder de la televisión ha caído abruptamente…

-Las redes han impactado en el sentido. Hace unos años estuve en una conferencia que se analizaba esa cuestión. En las redes el ciudadano se empodera de la opinión. Por eso aparecen los trolls para orientar en el sentido contrario. Después la sociedad decide si lo asimila o no.

-Algunas noticias prenden y otras no

-Pero los medios construyen sentido y nosotros no supimos explicar

-¿Cómo está hoy Cristina Kirchner?

-La quiero mucho a Cristina

-¿Cuándo la conoció?

-La conocí en enero del 2016, fuera del poder. Había sido su funcionaria, soy un poco terca, me había ido y luego, vuelto. El peronismo es como ese novio que adoras pero con el que volves. La primera vez me amargué. Pero ese enero la vi por primera vez. Antes intercambiaba cosas de gente cercana y que trabajábamos juntos, no sólo con el tema de la Ley de Medios.

-¿Ese encuentro confirmó lo que creía previamente?

-Es mi constructora política. Cada vez que soy funcionaria es porque creo en algo. Sino me voy a lo privado que soy una abogada, buena abogada, la puedo pelear. Si crees en algo, hay que cambiar la realidad desde adentro, no quedarme comiendo pochoclos frente a la televisión. La primera vez que la vi me generó un profundo respeto. Estaba nerviosa. Se lo dije. Tenía frente a mí a Cristina Fernández de Kirchner. Al día de hoy, a veces, pasa. Hoy es una persona habitual, la veo en su casa, pero siempre pasa que mi cabeza recuerda: “Es Cristina”. Después me peleo, todo pero es Cristina. Siempre nos caga, porque nos dice algo, le discutimos y siempre termina teniendo razón. Pensaba que era soberbia y no es así, escucha, se banca que la puteen, tuve discusiones memorables con ella y estoy súper orgullosa de haberlas tenido. Acá estoy, laburando para ella. Es muy humana cuando se lo permite, es muy cálida. Cuando me dejó mi novio, tenía que resolver algo y ella me preguntó qué me pasaba. Lo último que quería contar era eso a Cristina. Ella me escuchó. Es tan distinta. No tenía por qué preocuparse y lo hizo. Detectó que me pasaba algo a otro nivel. Sentí la empatía de ella. Fue un antes y un después. La admiro mucho, la quiero mucho y hemos pasado un montón de cosas tremendas.

-¿Es imposible no preguntarle, ¿cómo hizo su fortuna?

-No sé. Pero no encontré nada. Revisé sus declaraciones juradas y parece un patrimonio explicable. No tengo nada que objetar, hay otros casos que sí, pensas, acá hay algo raro, esto no me cierra, esto está mal. Pero en el caso de Cristina, la evolución de sus declaraciones juradas es consistente.

Por Luis Gasulla

Apoyá a los que luchamos por el derecho a la verdad. En los medios financiados por el poder, difícilmente la encuentres. Hace click acá, y suscribite a PyP.

4 thoughts on ““Cuando Alberto Fernández escribió que el Memorándum con Irán era un delito, lo llamé para putearlo”

  1. Esta mujer no sabe lo que no quiere. Es más de lo mismo. Negadora serial. Yo la hubiera «apretado» un poco más (es decir, repreguntado).

  2. POBRE . ESTA MUJER VIVE EN UN PEDO ROSA.O SE ESTÁ CON LA DELINCUENCIA O NO . NO HAY

    OTRA OPCIÓN. NADIE PUEDE DUDAR DE LA DELINCUENCIA DE CRISTINA FERNÁNDEZ Y MENOS ELLA QUE ES ABOGADA. NI HABLAR DE BOUDOU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *