Exclusivo: a pesar de Alberto, habrá Ministerio de la Venganza

Si bien el presidente electo se había comprometido a “meter presa a la palabra venganza” a partir del 10 de diciembre, Cristina Kirchner ya instruyó a sus más cercanos para que se pongan a trabajar en la estrategia judicial para avanzar contra el macrismo. Quiénes son los funcionarios que se encuentran bajo la mira del Instituto Patria.

“No importa lo que diga Alberto, Cristina los quiere presos. Quiere que paguen por lo que le hicieron a ella y a su familia”. Esa fue la orden que se oyó la semana pasada en el Instituto Patria, donde un estrecho grupo de colaboradores de la vicepresidenta electa Cristina Kirchner se reunió para tratar la avanzada K contra los funcionarios salientes.

Según pudo saber PyP, la ex presidenta no le perdona al macrismo la “persecución feroz” a la que –considera- fueron sometidos tanto ella como sus hijos. Sobre todo por Florencia, quien, a diferencia de su madre y su hermano Máximo, no tiene fueros ni el temple necesario para poder afrontar con tranquilidad un posible revés judicial.

La hija de Néstor y Cristina está procesada en el marco de las causas Hotesur y Los Sauces, por ser considerada miembro de una asociación ilícita y por el presunto delito de lavado de activos. Situación que, como oportunamente reveló este periodista, derivó en dos intentos de suicidio y su posterior internación en Cuba para su preservación.

Es en este marco que la ex mandataria instruyó a su gente de confianza para que, a pesar de la promesa del presidente electo Alberto Fernández de “meter presa a la palabra venganza” a partir del 10 de diciembre, trabaje en una estrategia judicial que le garantice ver un auténtico desfile de dirigentes macristas por los tribunales de Comodoro Py.

Entre los principales apuntados por Cristina se destacan los jefes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas y Silvia Majdalani; los titulares de la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF), Leandro Cuccioli y Mariano Federici; y la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso.

También integraría esta nómina el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, quien desde su cartera le dio impulso a varias causas judiciales por las que, entre otros, terminaron encarcelados el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y el empresario patagónico Lázaro Báez.

Sin embargo, en el macrismo no se asombran ni temen. “Nos van a volver locos, nos van hacer desfilar por Comodoro Py. Todos los días. Los periodistas van a tener para hacer dulce con todas las causas que nos van a meter. Pero no nos importa, no les tenemos miedo”, dijo a PyP uno de los funcionarios que se encuentra bajo la mira K.

Quienes sí tendrán que preocuparse serán los empleados de planta que hayan ingresado al Estado nacional a partir del 10 de diciembre de 2015, ya que –en sintonía con lo advertido por Alberto Fernández, respecto a la revisión de las contrataciones de personal hechas por el macrismo- durante el cónclave también se habló de su remoción.

Así las cosas, el cierre de la grieta quedará para otro momento. Porque habrá Ministerio de la Venganza, y funcionará en Rodríguez Peña 80. Sede del Instituto Patria.

Por Camilo Cagnacci / @cagnaccic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *