mié. Nov 20th, 2019

#DebateAr2019. Del 1 al 10, la calificación de Periodismo y Punto. El mejor, el peor y cómo se mostraron los candidatos

En la Universidad del Litoral en Santa Fe los 6 candidatos a presidente debatieron con cruces y chicanas durante más de 2 horas. En 7 días se verán las caras nuevamente. Las conclusiones.

Mauricio Macri (Juntos por el Cambio)

No se lo notó con tanta fuerza como en el debate 2015, como si aún estuviese golpeado por las PASO. Respondió poco los ataques constantes de su principal contrincante Alberto Fernández y lanzó algunas frases desacertadas como “pensamos que era más simple”, en relación a la realidad económica. Tenía la más difícil: enfrentar a todos. En algunos fragmentos salió indemne y en otros no tanto. Lo más creativo fue apuntar contra el candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof y sus declaraciones sobre el desempleo y la droga. La “narco capacitación”, sin embargo casi ni se escuchó. No será recordado por este debate con ninguna frase memorable, como sí lo fue el de 2015 contra Scioli el “en qué te has convertido”.

Calificación: 6 (seis)

Alberto Fernández (Frente de Todos)

Más allá del cinismo inicial de señalar que Scioli tenía razón (por el debate 4 años antes) y Macri y los argentinos estaban equivocados, Alberto Fernández salió a jugar una “final”. Respuestas sincronizadas contra el presidente, tomando sus últimas palabras para cuestionarlas. En casi todos sus inicios de alocuciones mencionó al Jefe de Estado y no lo dejó respirar. El “dedito” acusador sin embargo, lo mostró en su faceta autoritaria. Haciendo una analogía futbolera salió con “los botines de punta”, utilizó sus dotes de docente y se mostró seguro.

Calificación: 7 (siete)

José Luis Espert (Frente Despertar)

Algo soberbio, se presentó como un “ciudadano común” sin experiencia política, aspecto que no parece ser positivo. Espert desarrolló su ya conocida forma de ver el Estado. Criticó el “super Estado”,  defendió el libre comercio y lo más polémico fue apuntar contra el sindicalismo con la idea de sacarle las obras sociales.

Calificación: 6 (seis)

Nicolás de Caño (Frente de Izquierda)

Tuvo un inicio errático al mencionar reiteradamente el conflicto social de Ecuador, que no encajó en el debate. Con el paso de los minutos se acomodó y ofreció una mirada clásica de los compontes de la izquierda con algunas salvedades, como criticar al presidente de Venezuela Nicolás Maduro.

Calificación: 5 (cinco)

Roberto Lavagna (Consenso Federal)

Muy técnico, con un tono moderado que cuesta adaptar a una sociedad sanguínea.  Sin altos ni bajos bruscos, mantuvo un ritmo. Señaló a la pobreza de los jóvenes como una “violación a los derechos humanos” que nadie recordó, aunque flaqueó al lanzar un concepto confuso sobre la situación de los últimos meses del hambre. ¿Sólo los últimos meses?

Calificación: 6 (seis)

Juan J. Gómez Centurión (Frente NOS)

Incómodo, fuera de tiempo y monocorde. Obsesionado con salvar las “dos vidas”, parece ser la única propuesta como eje central, más allá que intentó esbozar otras. Debut difícil para Centurión sin el ritmo de una contienda de estas características.

Calificación: 3 (tres)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *