vie. Oct 18th, 2019

Exclusivo: ¿Quién es el jubilado pedófilo que tenía posters de “Patito Feo” y un maniquí escolar? Hablan los especialistas

Un expolicía de 71 años fue detenido en su casa del barrio porteño de Flores acusado de participar en la creación y distribución material de abuso sexual infantil. En el allanamiento que le realizaron encontraron un maniquí vestido de con uniforme escolar y afiches de la serie infantil ‘Patito Feo’. La investigación del caso comenzó en marzo cuando el hombre llevó su computadora a un servicio técnico para que le hicieran un backup de sus archivos. Pero el técnico descubrió el material pornográfico y realizó la denuncia ante la Comisaría Vecinal 3-A de la Policía de la Ciudad, según consignó la agencia Noticias Argentinas.  El exmiembro de la fuerza de seguridad fue arrestado en el marco de un operativo del Departamento de Cibercrimen de la Policía de la Ciudad, que consistió en siete allanamientos simultáneos realizados en la Capital Federal y distintos puntos de la provincia de Buenos Aires.

Aquí el análisis de la Criminóloga y Criminalística, Vanesa García Carbone:

Groomer de tipo Mixto

Este tipo utilizará abundante material de abuso sexual infantil, ya sea para uso personal o para distribución hasta aquí vemos un Groomer Pederasta Digital, adicto a dicho material que decide realizar una transición y traspasar su propia digitalidad para ir en busca de victimas con el fin de dedicarse especialmente a su “producción”  para una posterior distribución, incluso comercialización y así obtener un rédito económico, pudiendo ser el material encontrado de tipo casero y el  tamaño de los archivos almacenados abundante. Con la transición realizada ya hacia fase presencial, vemos que opera ahora como un Groomer pederasta, no solo porque sale del mundo digital, sino, porque decide cazar a sus víctimas personalmente para abusarlas y explotarlas a tal fin. Su victima podría ser elegida por la cercanía a su zona de anclaje, domicilio particular, trabajo u otras actividades por lo que entendemos que no siempre es un desconocido, puede ser un miembro de una institución educativa, deportiva, médica, puede ser un familiar, conocido o un completo desconocido, ya que se encuentra una marcada relación entre el lugar de procedencia del groomer y su intento de concretar el encuentro con su víctima en el plano presencial. Con la distribución debemos saber si existe o no comercialización de las imágenes de abuso sexual infantil, podríamos encontrarnos acá  frente a otro tipo de delincuente,uno organizado, que mueve miles de dólares, su objetivo principal la venta del material de abuso sexual infantil producido. Para ello, utilizan las redes sociales y su  cartelera de clientes online, otros Groomers dispuestos a pagar el precio. ​Para él representa un método de captación moderno, donde selecciona y caza a sus víctimas para posteriormente someterla en búsqueda del material para intercambiar y así no tener que pagar ya que el material es propio. No necesariamente poseen conocimientos elevados en computación, en muchos casos ellos mismos se brindan la ayuda necesaria para lograr su cometido. Existe más de una persona involucrada en el ilícito, conforman una red de contención pederasta, en su mayoría son hombres​, ​generalmente​,​ utiliza su verdadera identidad, existiendo una estrecha relación entre el Groomer que devela su verdadera identidad y el intento de pasar a una “Fase Presencial”. A diferencia de los Groomers Pederastas Digitales, sus comunicaciones y diálogos en la red no suelen ser agresivos, escondiendo un claro carácter manipulatorio para lograr su objetivo, el encuentro físico con la victima, conversación controlada. Conocer al niño, niña y adolescente en persona es el objetivo para conseguir satisfacer sus necesidades. Poseen un número elevado de víctimas potenciales entre sus contactos, la mayoría de edades similares y participan de la mayor cantidad de redes posibles a la vez.​ F​orman parte de redes pedófilas en las que se contactan con otros delincuentes sexuales, Groomers, pudiendo emplearlas o no, en consonancia con la estrategia adaptable que adoptan. Pueden poseer objetos como símbolo de fetichismo, ropa intima de niños, niñas y adolescentes. ​Valorando el contagio emocional de la vivencia grupal, muchos de estos individuos pertenecen a redes de pederastia digital conectadas a través de diferentes plataformas tecnológicas, wsp, Instagram, por citar sólo dos de ellas. Poseen contacto permanente con otros pederastas digitales , Groomers, generando una relación estrecha de contención entre los mismos ofensores, mediante diferentes grupos de WSP,  no sólo con el objetivo de conseguir una mayor cantidad de material de abuso sexual infantil de sus victimas,a la vez buscan en esos grupos apoyo a sus tendencias sexuales, forman mucha veces parte de grandes movimientos activistas a favor de la Pedofilia, intentando introducir la pedofilia en la agenda LGTB de Naciones Unidas. Observan a las víctimas potenciales para determinar cual es una víctima de fácil acceso (comportamiento predatorio) Aislamiento social marcado ,tienen necesidad de aislarse socialmente para adentrarse a un mundo de fantasía sexual dentro de la computadora.

El material de abuso sexual infantil solicitado a la víctima por el Groomer será para consumo propio o a fines de distribución y en otros, podría además dedicarse a la comercialización de dicho material persiguiendo fines económicos. Podrían poseer y manejar un manual sobre técnicas de abordaje digital hacia niños, niñas  y adolescentes.​Mantiene​ cierto optimismo con sensación de permisividad respecto del resultado de su acción antijurídica y culpable, “Puedo seguir adelante porque no voy a ser descubierto” y  la falta de resistencia por parte de la victima, les hace suponer un deseo de tener contacto,  esto es un claro mecanismo cognitivo dirigido a auto-justificar su conducta. E​ste tipo de delincuente ​posee una perversión sexual en la que el objeto de deseo y elección es un niño o adolescente, percibiendolos como objetos de placer sexual, sin importarles la experiencia traumática ocasionada a la víctima. Acumula material de abuso sexual infantil para fantasear cuando no tenga víctimas potenciales a la vista. El motor de su accionar son sus fantasías. 

Según García Carbone, Internet es el responsable del 95% del material de abuso sexual infantil, la pornografía en general, es un negocio que mueve cifras astronómicas de dinero y “cada día hay 116.000 búsquedas de material de abuso sexual infantil”, su consumo se extiende por todo el mundo como una auténtica pandemia ,no es un delito nuevo, pero el avance de la tecnología facilita su comisión y propicia este aumento, encontrando numerosas redes de pedofilia, con gran poder, involucrados en la comisión del delito. Internet revolucionó el mundo del material de abuso sexual infantil reduciendo costos, facilitando el proceso de descarga, elevando el número de usuarios, brindando  acceso anónimo al contenido, la disponibilidad del material desde el anonimato, sin restricciones. Las formas o métodos tradicionales de captación han ido mutando a través del tiempo. Los criminales se amoldan a la cultura de su época: Jack el destripador escribía en un muro de la calle, el Unabomber enviaba cartas y algunos pederastas de la era anterior a Internet, hoy, se sirven de ella utilizando las redes sociales o la mensajería instantánea para llevar a cabo sus actos. Con las nuevas tecnologías, todo avanza, incluso la delincuencia.

Aquí el informe de Luis Gasulla en Todas las Tardes por Canal 9: https://www.youtube.com/watch?v=3kFFAabZneA

1 thought on “Exclusivo: ¿Quién es el jubilado pedófilo que tenía posters de “Patito Feo” y un maniquí escolar? Hablan los especialistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *