lun. Ago 19th, 2019

Polémica por la ¿oportuna? designación de una mujer al frente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria


Una mujer a cargo de la Infantería de la Policía de Seguridad Aeroportuaria


El Director Nacional de la PSA Dr. Alejandro ITZCOVICH GRIOT puso en funciones a la Inspectora Silvia MIERS a cargo del Grupo de Infantería Aeroportuaria. Este sería un hecho aislado más sobre la designación de un funcionario público a cargo de una dependencia policial federal pero no fue así. La Institución Policial se encargó de darle estado público a través de varios medios periodísticos con fines, en mi opinión, netamente electoralistas, basándose en que es la primera mujer Oficial en comandar una fuerza de infantería a nivel nacional.

Para el común de la ciudadanía sería una nota de color, y hasta un gran logro de género llegando un Oficial femenino a un cargo de tamaña responsabilidad, pero lo que se desconocía es que esta designación arbitraria causó un gran malestar entre las filas de los Oficiales de la PSA (hombres y mujeres), realmente calificados para cumplir los requisitos para ocupar tan alto cargo estratégico-operacional.

La Oficial en cuestión, tiene como antecedentes profesionales estar a cargo de las Unidades Operacionales de Seguridad Preventivas Mendoza, San Fernando y El Palomar ejerciendo funciones primordiales de conducción operacional y administrativa de dichas áreas. Lo que nadie contó es que carece de idoneidad para la coordinación y planificación estratégica que demanda la conducción de un grupo de choque, el cual fue creado para proteger las Instalaciones de la Fuerza como así también evitar los bloqueos de rutas de acceso a los Aeropuertos. Esa función requiere de una gran preparación táctica-operacional la cual se logra a través de capacitaciones permanentes y experiencia real en terreno, y no solamente desde un escritorio.

La PSA es una Fuerza de Seguridad Federal, jerarquizada y profesionalizada la cual capacita a todo su personal mediante el ISSA que es el Instituto Superior de Seguridad Aeroportuaria con unas instalaciones muy cómodas y modernas, teniendo como premisa fundamental lo normado en la Ley 26.102 “Ley de Seguridad Aeroportuaria” que en su “Capítulo V Régimen profesional” en sus artículos 30 y 31 reglamenta que, “El régimen profesional del personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria se basa en los principios de profesionalización, idoneidad y eficiencia funcional” y también “comprende la regulación del escalafón y sus respectivos agrupamientos y especialidades; la carrera profesional y sus respectivos perfiles”.

Estas normativas en forma muy prolija y académica son enseñadas a los Oficiales que se presentan cada año a realizar el curso de capacitación, para luego egresar como Oficiales Ayudantes de la Institución, personal que se ve decepcionado ante la designación que se encuentra fuera de toda razonabilidad, no solamente académica sino operativa por carecer de ambas características la designada funcionaria, tal como la Inspectora MIERS en forma sorpresiva menciona en las notas periodísticas “esta designación me tomó por sorpresa”; “es un gran desafío para mi carrera”.

Esta situación no debería enfocarse desde una perspectiva de “género” sino de “preparación e idoneidad”. Alcanzar este tipo de cargos en una Fuerza Federal conlleva no solamente años de servicio sino de capacitaciones específicas y experiencia real en el área de operaciones, tácticas y procedimientos policiales especiales, combate urbano, planificación defensiva, y demás conocimientos específicos que un “LÍDER” debe poseer para conducir a un grupo de infantería.

Otra vez, la conducción de la Policía de Seguridad Aeroportuaria denota gran falta de compromiso, criterio e idoneidad, para designar como en tantos otros casos, a funcionarios en altos cargos o funciones complejas que no poseen la idoneidad y experiencia específica para las áreas donde donde desarrollan sus actividades, y donde deben adoptar decisiones que colocan en riesgo permanente no sólo la integridad y la vida del personal que conducen, sino incluso de la ciudadanía que confía en el accionar del Estado y sus Funcionarios.

Por Pablo Sebastián Giles

@pablosgilesok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *