lun. Jul 22nd, 2019

GÓMEZ CENTURIÓN: EL INSÓLITO DETRACTOR DE CAMBIEMOS. RENUNCIÓ A SU CARGO EN BANCO NACIÓN Y HORAS DESPUÉS ANUNCIÓ SU CANDIDATURA A PRESIDENTE

El ex militar proviene de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires (AGC), nombrado en la aduana por el ex Director de la AFIP,  Alberto Abad. Gómez Centurión fue desplazado  de su cargo por sospechas de irregularidades en el ingreso de contenedores y denunciado por el propio gobierno, desde el Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bulrich. En realidad nunca se fue. Mientras estuvo suspendido en su función para ser investigado, le fue asignado un cargo de Asesor Técnico, dependiendo directamente del  Director de la Administración Federal de Ingresos Públicos, y siguió cobrando sus haberes. Recorrido polémico de un funcionario que abrazó el proyecto macrista y dio un brusco portazo.

Fue repuesto en la Aduana, de donde había salido,  por una movida de espías, que el comando militar no vio venir,  y luego de una larga enfermedad, fue nombrado vicepresidente del Banco de la Nación Argentina, cargo del que pudimos saber según base de datos de ANSES, cobró haberes de 100 mil pesos aproximadamente. Renunció al mismo el 10 de marzo del corriente año. Sin obtener referencias de sus aportes de gestión a ese cargo, más que algún que otro homenaje a veteranos de guerra.

Se dio vuelta. Fuertes críticas al primer mandatario.

El 15 de marzo, sólo cinco días después de su renuncia, anunció su campaña a Presidente, para las próximas PASO, por el espacio NOS, dándose cuenta que nada tenían que ver sus ideales con el del gobierno actual. Un poco tarde, después de venir formando parte del PRO desde el segundo mandato de Mauricio Macri en la ciudad y siendo uno de los primeros integrantes de la Fundación Pensar, laboratorio de dirigentes macrista. Su gestión en AGC le costó muchas denuncias por autorizar prostíbulos, talleres clandestinos de costura, fue interpelado por la Legislatura Porteña y lo más grave fue la perdida de la vida de 6 bomberos y 2 voluntarios en el incendio del depósito de documentación IRON MOUNTAIN, inexplicablemente habilitado por la agencia.

Un año y medio después del siniestro, Gómez Centurión se hizo presente en la comisión de Desarrollo Económico de la Legislatura, pero sus respuestas no conformaron: “En particular, Centurión no respondió a nuestra pregunta respecto de por qué, si Defensa Civil rechazó en seis oportunidades y durante cinco años el plan de evaluación contra incendios presentado por la empresa, Iron Mountain siguió habilitada”, manifestó el legislador Marcelo Ramal.  (Fuente: Perfil.com).

Al listado se suma una denuncia que le realizó el abogado Maximiliano Rusconi por falso testimonio, violación de correspondencia, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público y encubrimiento. El caso recayó por sorteo en el juzgado federal a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi. Ninguna de todas estas denuncias hizo que le soltaran la mano, él se la soltó a Cambiemos.

Siendo estos los pobres antecedentes de gestión de Gómez Centurión, su campaña tiene que basarse por ejemplo, en el uso de su condición de Veterano de Malvinas para generar simpatías, o en postulados contradictorios, como es la defensa de las dos vidas que hoy pregona con énfasis, después de haber negado en público el plan sistemático de desaparición de personas durante la Dictadura, dónde no sólo murieron mujeres torturadas y violadas, sino, que además se les arrebataron a sus familias, sus hijos.

Captura. Twitter.

Suena conveniente negar aquello, para defender hoy esto otro.

El Presidente Macri abrió el debate del aborto en el Congreso, más de un año antes de que Gómez Centurión defeccionara del PRO. Hoy se refiere a este gobierno en su cuenta de la red social Twitter como gente “inoperante”, habiendo transcurrido muy poco tiempo de que dejó ser parte de los “ inoperantes”.

Comenzó su carrera militar en 1976, participó de la Guerra de Malvinas y culminó en 1987 después del alzamiento carapintada, del que formo parte durante la Semana Santa, contra  Raúl Alfonsín. Aunque hoy muchos sostienen que aquel levantamiento no puso en riesgo la democracia, sobretodo sus seguidores.

Coqueteando con el nazismo, en unas jornadas escolares organizadas para difundir la Guerra de Malvinas en la Ciudad de Buenos Aires, junto a Gómez Centurión se presentó Carlos Szyrkoviec, suboficial del Ejército retirado, quien fue invitado a la actividad como “dibujante”. En su cuenta de Facebook, Szyrkoviec no esconde su adoración por el nazismo. Públicamente, el 20 de abril, el ex combatiente celebró el 125º aniversario del nacimiento de Adolf Hitler a quien saludó por su cumpleaños. “Feliz cumpleaños Adolf..!!!”

Captura. Redes sociales.

Es el mismo quién cuando estaba por asumir el Presidente Macri, llenó sus cuentas de Facebook con lo que sería su programa como Ministro de Defensa, y fue él quien echó a correr la voz de que el presidente liberaría todos los presos políticos de la dictadura, para ganar el voto de la ultra derecha. También prometió cargos a ex combatientes. Su mayor defensor y promotor es el periodista, cara de la guerra de Malvinas, Nicolás Kazanzew, que fue divulgador de su futuro Ministerio de Defensa, sin que entonces, el presidente electo Mauricio Macri lo nombrara nunca para tal cargo.

Quien fue el hombre de confianza del primer mandatario hasta el diez de marzo último, se despacha ahora contra la administración como si jamás hubiese formado parte de él, en una nota dada al Cronista, el 27 de Mayo, asegura que “Macri comanda un naufragio” donde además dice “al gobierno le fue muy mal en materia de seguridad y defensa”, buscando captar el voto militar. Señala el fracaso de la lucha contra el narcotráfico, dando cátedra de cómo se debería hacer.  Dice: “Mauricio Macri no tiene inteligencia estratégica en temas básicos”.

Una vez alejado de sus funciones, el ex militar se acuerda de sus camaradas, de la política de desmantelamiento de las Fuerzas Armadas, y del Ara San Juan, cosas que no recordó en su paso por un periodo de gestión en la Ciudad y más de tres años en la Nación. Hoy se queja públicamente de que las consultoras que llevaron a la ruina al país, no se ocupan de medir su espacio y que los grandes medios, funcionales a los gobiernos de turno, incluso al del actual, no le dan un espacio. Otra incoherencia. En estos días en que el tejido de posibles alianzas nos deja perplejos ante la perspectiva de uniones electorales que creíamos imposibles, un hombre que fue parte de la ruina que él mismo señala, no un mes o dos, sino años, se quiere mostrar como la salvaguarda de la patria.  No tiene ejemplos de gestión para mostrar, sólo postulados críticos de quien le dio de comer por años. ¿Se puede cambiar de opinión? Sí se puede, pero es lo que hemos visto ya del kirchnerismo y otros partidos, gente que fue parte y hoy se quiere despegar del fracaso, el mismo ex militar usa ese término, de un lugar del que fue parte y arte.

El ex carapintada no tiene dialogo hoy tampoco con el Jefe de Gabinete Marcos Peña, no se lo oyó jamás ni se lo leyó, criticar o pedir cambios desde sus distintas gestiones, nunca en los años que fue parte de Cambiemos.

Deberían recordar que la guerra no baña de agua bendita a nadie y los hombres que vuelven, siguen siendo hombres, sujetos a todas las imperfecciones que ello implica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *