sáb. Sep 14th, 2019

Exclusivo: Secretos, confesiones y mentiras de Marcelo D´alessio, el hombre más temido por el gobierno de Cambiemos

Por primera vez, el círculo íntimo del falso abogado Marcelo Sebastián D´alessio habla con el periodismo. Su pasado en el kirchnerismo, los negocios en Formosa como “testaferro de Gildo Insfrán”, sus deseos de ser famoso y millonario, las mujeres en el automovilismo, la traición a Marcelo Mallo, su coqueteo con el periodismo argentino, la vendetta del espionaje kirchnerista y la destrucción del apellido familiar. Documento exclusivo: D´alessio Íntimo.

“Esta es la primer y última vez que vendré a verte, ensuciaste el apellido y a mucha gente hijo”. El consultor Eduardo Luis D´alessio jamás imaginó visitar la cárcel de Ezeiza. Mucho menos, para visitar a uno de sus tres hijos. Licenciado en Economía, a comienzos de los años ochenta, formó una de las consultoras políticas y de opinión pública más prestigiosa del país. Lo hizo junto a su esposa: Nora Beatriz Israelson. Hasta hoy, su madre no visitó a su descarriado hijo en prisión. El día de la bandera, 20 de junio, cumplió 49 años en la soledad de la cárcel de Ezeiza.

Marcelo D´alessio mientras lo allanaban en el Country Saint Thomas

Su apellido gozó, hasta el escándalo que llevó a la cárcel a su hijo Marcelo Sebastián, de un prestigio único. El padre del afamado consultor formó parte del primer gobierno de Juan Domingo Perón, un tío segundo del falso abogado, conformó el tribunal del Juicio a las Juntas –Andrés José- y otro de sus tíos es el Escribano General de la Nación –Carlos Marcelo-. 

La centenaria reputación familiar, dentro de la familia judicial y política, se fue al tacho cuando “la oveja negra” (así lo llaman fuentes consultadas del seno familiar) comenzó a deambular por los canales de televisión presentado como un especialista en narcotráfico y seguridad. Pero, ¿siempre fue así? A finales de los años noventa, enviaba gacetillas en la Comisión Nacional de Valores, como prensero de la institución. En su despacho relucía un cuadro del Presidente, de aquel entonces, Carlos Saúl Menem. La sonrisa cómplice del riojano más poderoso mutó en la tranquilidad que despertaba el rostro de Fernando De la Rúa, protagonista del nuevo cuadro en el despacho del joven D´alessio. “Siempre fue capaz de matar por la plata, se obsesionaba por el dinero, quería ser rico, influyente y famoso”, relata una de las personas que más lo conoce.

Panelista televisivo, experto en seguridad, que frecuentaba a D´alessio y que actualmente opina sobre el falso abogado en medios afines al kirchnerismo. Fuente El Disenso

La familia empezó a desconfiar de su ascendente patrimonio económico cuando el falso abogado comenzó a frecuentar la provincia de Formosa. Néstor Carlos Kirchner ya era el Presidente de la Nación y Marcelo Sebastián ascendía en el gobierno peronista de Gildo Insfrán. Puso su rostro y verborragia para comunicar, al periodismo local, la noticia de la muerte del hijo adolescente del gobernador que había decidido quitarse la vida. El ex ministro de Economía formoseño, Ricardo Cabrera, sería su padrino político. Cabrera es actualmente funcionario de Insfrán. Fue socio, al igual que su hija, de sociedades comerciales con D´alessio. La justicia no lo llamó a aportar valiosa información. Juntos dejarían la provincia para mudarse a la ENARSA de Julio de Vido. D´alessio comenzaba a inventarse un glorioso y académico pasado inexistente. 

Datos AFIP

Soy el testaferro de Insfrán” decía sonriente D´alessio en los asados familiares.

“Dejate de joder, Marcelo, no jodas con esas cosas, te va a traer problemas”, le respondía un pariente que consideraba que “la oveja negra” de la familia era un pícaro inofensivo

“No pasa nada, con Néstor Kirchner vamos a gobernar por décadas este país, nos va a ir muy bien a todos, confía en lo que te digo” repetía a quien quisiese escucharlo con una voz cada vez más acelerada y un nivel de vida que empezaba a conocer lujos, viajes y autos cero kilómetro.

D´alessio, el rambo argentino. Foto de sus redes sociales

Los vínculos con la AFIP de Ricardo Echegaray, la falsificación de documentación, las amistades dentro de los servicios de inteligencia vinculados a Fernando Pocino y su relación con el ex titular de Hinchadas Unidas Argentinas, Marcelo Mallo, harían el resto. En sólo siete años –del 2012 al 2019- D´alessio compró 25 autos de lujo. No sabemos si los manejó a todos ellos. Tras su salida de ENARSA, envuelto en un escándalo de corrupción, no volvió a registrar actividad laboral. Pero la plata desbordaba sus cuentas bancarias. Compró propiedades en Villa Luro, se mudó al country Saint Thomas Este en Canning, instaló sus oficinas en Puerto Madero y en el shopping Las Toscas en Ezeiza. A su ex abogado, Rodrigo González, le llegó a decir que “Todo Las Toscas es mío. ¡Todo!”. El actual abogado de Leonardo Fariña no le creyó. Los que lo frecuentaban ya sabían que a D´alessio le “tenías que creer solo un poquito de lo que decía, era un gran fabulador”.

Con la llegada del kirchnerismo al poder, Marcelo D´alessio conoció la fortuna, agudizó los vicios de la mentira y el engaño potenciando su avasallante personalidad con la llegada del amor de su vida: María Valentina Oettel. Profesora de Educación Física, compartió con su esposa media docena de sociedades anónimas y actualmente figura, en los registros oficiales, como empleada de Emprendimientos Deportivos del Sur. Su último ingreso fue de $4623 con 76 centavos. Entre los titulares de la firma aparece Pablo Daniel Colarez. Colarez tuvo 2000 acciones en la composición accionaria de Meglatlón All Boys –All Boys 2000 SA- junto con la familia Kleiman, el ex vicepresidente de San Lorenzo –Dardo Luis José De Marchi- y los hermanos Szpolski. Sergio Bartolomé Szpolski es el mismísimo empresario de medios kirchnerista, ex candidato a intendente en Tigre y con fuertes vínculos con los servicios de inteligencia cercanos a Fernando Pocino y al anterior gobierno. “Son tal para cual, casarse con Oettel potenció una vida llena de farsa, mentiras y lujo” sentencia otra persona del entorno de D´alessio.    

Antecedentes laborales de la esposa de Marcelo D´alessio vinculada con socios de Szpolski

El rápido y sinuoso camino a la fama.

Fuera de ENARSA, enemistado con sus ex socios kirchneristas, D´alessio juró venganza si cambiaban los tiempos políticos. Atrás había quedado su negocio personal de truchas en Neuquén con Marcelo Mallo –las distintas versiones de la historia se contradicen en quien traicionó a quien- y ya no se presentaba, ante sus amigos, como “el Fariña de Insfrán”. El falso abogado consumía los programas de denuncias periodísticas, como los de Jorge Lanata y Luis Majul, y se obsesionaba con las historias. La cámara oculta al ex de Karina Jelinek le resultó excitante. El mundo de los autos del TC Mouras, las bellas mujeres, el desparpajo ante las cámaras de programas de cable de quinta categoría, lo obnubilaron. Afianzó una relación con su mecánico, el ex corredor Claudio Bisceglia y con su abogado: Claudio Fogar. Fogar había defendido a Sebastián García Bolster, acusado de haber participado en la construcción del túnel en el rio del Banco Río Acassuso en el año 2006. Mientras tanto, el falso abogado  se nutría de historias como las que le contaba su abogado y de libros sobre narcotráfico. El futuro estaba a la vuelta de la esquina…

“Arranquemos de nuevo”

El kirchnerismo estaba abandonando el poder. Mauricio Macri designaría a Energía Enarsa, Juan José Aranguren, al frente de la Secretaría de Energía. D´alessio intentó reingresar a ENARSA. Duró unas horas. Sus ex compinches le acercaron una carpeta con sus antecedentes al flamante funcionario macrista. Había que reinventarse. Si Leonardo Fariña lo había conseguido ¿por qué no podía seguir sus pasos?, se preguntó D´alessio. La ley del arrepentido se discutía en el Congreso y en canales de televisión…

A mediados del 2016, los D´alessio se juntaron. Hacía meses que, muchos de sus miembros, no sabían nada de “la oveja negra”. Uno de los protagonistas de la velada conversó con el falso abogado y lo notó más mitómano que nunca: “Soy agente especial de la DEA, Coordinador Regional, estoy trabajando para la embajada de Estados Unidos y para el gobierno de Macri”, le confesó mirando de reojo a sus costados. El familiar no pudo evitar la risa. El negocio del spa familiar en Canning ya no dejaba ganancias. Había que reinventarse. La opinión pública devoraba imágenes televisadas de revoleo de bolsos de la corrupción, ametralladoras entre conventos y monjitas, champagne en financieras y ex poderosos llevados con cascos en sus cabezas. Fue la inspiración del D´alessio que estaba por nacer… 

D´alessio el día de la detención de Marcelo Mallo. Así conoció a Patricia Bullrich

D´alessio solía mostrar la credencial de la DEA a sus amigos. Uno de ellos recuerda que “no podía creer lo “trucho” que era todo, era tan berreta que tenía el precio pegado en el dorso. Cuando se lo hice notar, me contestó que se trataba de un chip implantado por los Estados Unidos en la credencial”. El amigo dio por terminada la conversación y comenzó a alejarse de él para siempre. Ese año había empezado a aproximarse a las flamantes autoridades del gobierno de Cambiemos. Marcelo Mallo fue la excusa perfecta. Ofició como un falso abogado en las sombras del ex líder de Hinchadas Unidas Argentinas para coordinar su entrega y “sumar unos puntitos” con Patricia Bullrich. Según testigos de ese encuentro, el diálogo confirmaría que era la primera vez que se veían pues, D´alessio, intentó generar temas de conversación con la Ministra hablándole de sus prestigiosos parientes en la justicia y en el mundo de la política. Así conoció a la Ministra de Seguridad. Le insistiría para tener un mano a mano con ella. Lo consiguió. Le presentó un “Master Plan” de la seguridad que, según la versión de su familia, no prosperó pues estaba repleto de inconsistencias, datos sacados de internet y la Ministra lo consideró un “desquiciado”. Pero el falso abogado no se daría por vencido. Tenía que llegar a la televisión. Necesitaba un padrino mediático…

El cuento del tío

“Su relación con el periodista Santoro lo terminó de desbocar” explica uno de los ex confidentes del supuesto espía. Las luces de la televisión lo descontrolaron. La llegada a los grandes medios como un influyente experto en seguridad y narcotráfico hizo temblar a sus allegados que, uno a uno, comenzaron a ser extorsionados por el hombre que conocía sus negociados. Desde los vecinos del country Saint Thomas como Gabriel Traficante a ex conocidos del mundillo de la político como el falso chacarero Pedro Etchebest –agendado en el celular de Carlos Liñani como “Pedro De Vido”. El sistema era tan burdo que milagrosamente duró casi tres años. Buscaban en el círculo íntimo quien estaba flojo de papeles y lo apretaban. D´alessio comenzó a reclutar a espías caídos en desgracia por la gestión de Cambiemos como el “stiusista” Rolando Barreiro o el bonaerense Aníbal Degastaldi. Lo que nunca supo es que su compañero de oficina en Puerto Madero, Ricardo Bogoliuk, vinculado a la PSA de Marcelo Saín y Aníbal Fernández, ya estaba reclutando gente para el “operativo volver” de Cristina Kirchner. Bogoliuk le propuso “caminar” a un viejo conocido: el empresario Pedro Etchebest vinculado a Julio De Vido desde los tiempos en que paraba en el Hotel Panamericano –pantalla ideada por el Ministerio de Planificación para cocinar distintos negociados en la obra pública a pesar de las quejas y disgustos de sus dueños, la fallecida hija del empresario Juan Carlos Relats-. Pero el caminante estaba siendo caminado… Había que voltear la causa de los cuadernos. La costosa operación judicial y mediática ya tenía financistas que aguardaban la explosión del operativo Puf desde la cárcel de Ezeiza. Cristóbal López firmaba un pacto de caballeros con su otrora enemigo Lázaro Báez. Los abogados llevaban y traían la información. En la Navidad del último año del gobierno de Macri se celebró en los pabellones de los presos K bajo el grito de “vamos a volver”.

La caída

“Escuchame, el viejo da muchas vueltas, hace demasiadas preguntas, acá hay algo que no me cierra, siento que me la van a poner” le dijo a comienzos de año Marcelo D´alessio al hombre que le había dado la información económica y societaria de Pedro Etchebest. Bogoliuk lo alentó a continuar con la operación. “Esto es una cama, es una cama” se desesperaba D´alessio. “No, nada que ver, mándame el mensaje”, le respondía Bogoliuk. “Escuche tres veces el mensaje, lo analicé, el tipo va a pegar. Te aseguro que paga, no lo aprietes con la plata, jugalo con la culpa”. Cuando D´alessio le dijo a Etchebest que el fiscal Carlos Stornelli lo recibiría en CR, balneario de Pinamar, el chacarero le insistió en acompañarlo: “Pedro me volvió loco para venir conmigo a Pinamar, eso no lo dice nadie” le confesó el falso abogado a un amigo horas antes de ser detenido. Nadie quiso investigar su entorno. El escorpión estaba por probar de su propio veneno.

Párrafo aparte merece el momento en el que el falso abogado fue allanado y posteriormente detenido por orden del juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla. Testigos del hecho recuerdan que D´alessio chapeó con dar clases en universidades en la materia Derecho Civil II y haber estado a cargo de la campaña presidencial de Carlos Menem. ¿Nadie se dio cuenta que esa materia es inexistente? A Mallo le decía que era teórico forense criminal. Los delirios lo llevaban a inventar nombres de carreras. Sus falsas fotos en Irak y Afganistán confirman la hipótesis de los entrevistados para esta nota. Anoche pasó su cumpleaños 49 en la soledad de la reclusión.  Dicen que estaba bien de ánimo.

Hace un mes, D´alessio recibió la visita de su padre en el HPC de Ezeiza. Para el prestigioso consultor se trató de una despedida. Para el falso abogado, el encuentro fue la última de sus clásicas extorsiones: “O hablas con el gobierno, con quien sea, o soy capaz de inventar y decir cualquier cosa”. Otro integrante de la familia asegura que Marcelo D´alessio es un “muerto civil” pues “jugaba con todos y ensució a mucha gente”. Un integrante del Servicio Penitenciario Federal le dijo que su vida corría peligro: “Acá adentro sos boleta”. D´alessio se convirtió en el ancho de espadas del kirchnerismo de cara a las decisivas próximas elecciones y en el pretexto preferido para los fanáticos del gobierno anterior que repiten que “todos son los mismo” y que “la causa de los cuadernos se basa en fotocopias y en arrepentidos guionados”. No sorprende que los jueces que deberían investigar quién era realmente el falso abogado no indaguen entre su círculo íntimo. Posiblemente, encuentren respuestas que contradigan la historia que comenzó a escribirse, a finales del 2018, en los pabellones de Ezeiza entre valijeros, buches vinculados al espionaje vernáculo y abogados caranchos financiados por millonarios empresarios caídos en desgracia.   

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

5 thoughts on “Exclusivo: Secretos, confesiones y mentiras de Marcelo D´alessio, el hombre más temido por el gobierno de Cambiemos

    1. Muchas gracias por tu comentario, esperemos que en la próxima puedas argumentar una respuesta. Nos encantan los comentarios de monos descerebrados y barras varios. Periodismo y Punto. Los buzones los compraste todos juntos en tu década ganada. Saludos Marcelito

  1. jajajajajajajajajajajajajajajajajajjajaajaj,… resulta que ahora dalessio es k.. por favor… DALESSIO ES SOCIO DEL MACRISMO.. ES MAFIA COMO LO SON TODOS LOS CAMBIEMITAS… Y ESTÁ METIDA LA EMBAJADA.

    1. Malena gracias por tu comentario, antes que nada es un extorsionador. Nadie trata de decir es tal o cual cosa, simplemente nos remitimos a los hechos, datos, funciones que tuvo y cargos que ocupó en cada gobierno. Pregunta en Formosa. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *