dom. Ago 18th, 2019

Exclusivo: Quién es la nueva confidente de Lázaro Báez y su estrategia para argumentar que “Él” era Dios y no Néstor Kirchner

Claudia Insaurralde sería la voz en el teléfono que escucha, tiernamente, al empresario detenido Lázaro Báez mientras confiesa su vinculación societaria con el matrimonio Kirchner. Detrás de escena de la relación, estrategia judicial y sus vinculaciones con el operativo “Puf”. AUDIO.

A finales del año pasado, la sobrina del ex intendente de Río Turbio, Anatasio Pérez Osuna, comenzó a relacionarse con el empresario Lázaro Báez. Los dos comparten prisión en Ezeiza. Osuna cayó en desgracia por la investigación sobre Yacimientos Carboníferos Río Turbio que lo llevó a la cárcel. Su pariente es una ferviente defensora del kirchnerismo, vinculada políticamente con el ex diputado Edgardo Depetri, que comenzó su carrera en esa localidad apoyando los reclamos de los trabajadores de las minas.

La escucha a Lázaro difundida en el programa de Jorge Lanata (PPT, Canal 13).
Una voz en el teléfono. Esta sería la mujer que hace confesar a Báez.

Insaurralde es conocida en la política de Santa Cruz y considera a Báez como un “preso político” al igual que su tío y el ex Ministro Julio De Vido. Actualmente radica en la zona sureste del conurbano bonaerense y tiene 40 años de edad. En la conversación, Báez le habla de “empezar de nuevo” tras una separación con Norma Calismonte que se produjo tres años atrás. Calismonte es la madre de sus cuatro hijos y no se sorprendió con la conversación: “Ya estamos separados hace tiempo”.  Insaurralde no quiso responder la requisitoria periodística y, ante la pregunta, decidió bloquear telefónicamente a este periodista mientras cerró sus redes sociales en las que aparece con políticos de Santa Cruz.

Insaurralde con el ex- diputado K Depetri.

Para el entorno de Báez, el empresario no confesó ningún delito sino que la conversación gira sobre Dios y la posibilidad de que Él – Báez es un ferviente católico – le de otra oportunidad. Para Leonardo Fariña, ex empleado de Austral Construcciones y actual imputado colaborador, “es una locura creer que Báez habla de Dios sino que está claro que se está confesando con su amiga” pues “nadie sabe lo que es estar preso y podes abrirte ante una persona después de vivir años encerrado”.

Insaurralde y el sindicalista Hugo Yasky.

Mientras que Báez confía en que la justicia creerá en su versión de que Él no era Kirchner sino Dios, las escuchas vinculadas con el “operativo Puf” ya son motivo de investigación por el juez Sebastián Casanello. En la audiencia del 5 de junio, su abogado defensor, Víctor Hortel, se ausentó al tribunal de Comodoro Py donde se lo juzga a Báez por “la ruta del dinero K”. Llamativa decisión también realizaron los letrados de su ex contador, Daniel Pérez Garín. “La estrategia es dilatar el juicio”, explica una persona de extrema confianza de Báez.

Hoy estaban citados como testigos Guillermo Mitchel – ex funcionario aduanero – y Jaime Mecikovsky, separado de la AFIP por Ricardo Echegaray y uno de los hombres claves en la investigación por la facturación apócrifa de Austral Construcciones.

Fuente: redes sociales.

Luego del papelón que cometió Báez en C5N al salir telefónicamente por expreso pedido de su otra defensora, Elizabeth Gasaro, negando la existencia del audio en cuestión, el empresario medita qué decisión tomar. Se fue alejando de sus antiguos confidentes, se recostó sobre un grupo de abogados con relaciones con los servicios de inteligencia del kirchnerismo y que, dos de ellos, fueron imputados por el juez Alejo Ramos Padilla. Sólo confía en que Alberto Fernández triunfe en las próximas elecciones y Cristina Fernández libere al fiel amigo de su difunto esposo.

@luisgasulla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *