sáb. Jul 20th, 2019

EXCLUSIVO. Mató a su novio con el auto: la familia de Genaro Fortunato denuncia que Julieta Silva sale a la calle, hace fiestas y nadie controla su prisión domiciliaria

La madrugada del 9 de septiembre de 2017 un crimen en la provincia de Mendoza conmocionó al país: dos jóvenes salen de una discoteca, discuten y el desenlace es fatal. Julieta Silva y Genaro Fortunato salieron a la madrugada, alcoholizados, del boliche “Mona Bar” en San Rafael.  Julieta se subió a un Fiat Idea y abandonó a su pareja, un joven rugbier de 25 años, que quedó tendido en el suelo. Por alguna razón, la mujer de 31 años hizo unos metros pero volvió al lugar, giró en “U” con su vehículo, dijo no ver a Genaro y lo aplastó. Murió en el acto.

La vida, la muerte y el dolor de una impactante historia que no logra cerrar la herida en la tierra del sol y el vino. Pese a eso, en Febrero de 2018 una parte de Genaro volvió a nacer.

Silva fue condenada a 3 años y 9 meses de prisión domiciliaria ante la indignación de la familia Fortunato. Pero en Mendoza aún hoy sigue la sensación de impunidad. Más allá de eso, es la decisión de un tribunal después de un proceso oral. Pero, ¿cómo es cumplir prisión “en casa” en Argentina?

Mendoza. Tribunales de San Rafael.

Periodismo y Punto accedió al testimonio de Ariadna Fortunato, hermana de la víctima, que describe cómo es la vida de la ex jugadora de hockey condenada por homicidio culposo: “Hacen juntadas en la casa con cualquier cantidad de personas, toman alcohol. Teóricamente eso no se puede hacer cuándo es prisión domiciliaria. Pero ella parece ser que tiene todo permitido, lleva una vida totalmente normal. Como si no hubiese matado a nadie”. 

Sobre el estado de la causa judicial, agrega: “El fallo se apeló, todas las partes tengo entendido, querella y el Ministerio Público Fiscal y la defensa creo que también. Tiene que decidir la Corte Provincial ahora, si revoca el fallo, si lo deja cómo está o si va a un nuevo juicio. Ella está con prisión domiciliaria, que no cumple según lo que dice la gente, que la ve en distintos lugares. La tobillera electrónica no anda, lo dijo un hombre que le dieron detención en su casa en San Rafael y el mismo dijo que no funciona, así que imagínate lo que puede cumplir el arresto domiciliario ella (Julieta)”.

Todo vuelve al punto conflictivo: las frágiles condiciones de arresto y las supuestas irregularidades. Hace un tiempo ya habían trascendido en los medios fotos de Silva, difundidas por Ariadna en su red social, en una reunión hogareña con amigas, que causaron repudio. Sin embargo ahora la situación, de ser real, es más grave.

Hacen juntadas en la casa con cualquier cantidad de personas, toman alcohol. Teóricamente eso no se puede hacer cuándo es prisión domiciliaria. Pero ella parece ser que tiene todo permitido, lleva una vida totalmente normal

Se tenía que ir a hacer una mamografía y quería ir ella manejando el auto de su ex supongo que sería, porque ella no tiene auto propio. El abogado le dijo que no y ella le dijo que no iba a ir con la penitenciaria. La llevó una amiga, eso es una locura si ella es una presa tiene que estar trasladada con esposas y en el móvil de la penitenciaría”.

¿Puede existir semejante nivel de descontrol en este régimen de cumplimiento de pena? Silva reside en una casa alquilada y busca otra para vivir, cuida de sus 2 hijos menores y vende muebles vía Internet.

“Salir no puede, y supuestamente no puede recibir más de tres visitas por día y no puede tomar alcohol ni consumir estupefacientes. Que no reciba más de tres visitas y no tome o consuma no lo controla absolutamente nadie. En relación a que no salga, supuestamente tiene una tobillera electrónica pero al juicio por ejemplo fue en el auto de una amiga, no la llevaba y traía penitenciaría”, denuncia la hermana del rugbier.

Se tenía que hacer una mamografía y la llevó una amiga, eso es una locura si ella es una presa tiene que estar trasladada con esposas y en el móvil de la penitenciaría

Víctima. Un deportista lleno de vida a punto de ser padre.

Periodismo y Punto intentó comunicarse con la ex jugadora del club “Banco Mendoza” pero no accedió a un descargo.  “No voy a poder dar notas por ahora” y señaló que todo fue muy difícil en el último tiempo.

En épocas de elecciones hay un problema invisible: no sólo el descontrol y desorden judicial y la inseguridad incontrolable sino un fenómeno silencioso que se viene dando: cárceles colapsadas. ¿Qué tiene que ver con este caso? La pregunta sería: ¿se intenta priorizar un régimen de detención alternativo por el conflicto carcelario? No estamos hablando específicamente de Mendoza pero, ¿quién controla esta manera de cumplimiento de condena de norte a sur de Argentina?

La familia de la víctima padece – casi – en silencio en un año electoral en el que lo único que importa es saber quién será el próximo presidente.

En épocas de elecciones hay un problema invisible: no sólo el descontrol y desorden judicial y la inseguridad incontrolable sino un fenómeno silencioso que se viene dando: cárceles colapsadas

Padre post mortem. El 22 de Febrero de 2018 nació Francesca, producto de la relación entre Genaro y Agostina Quiroga Arana, de 22 años, la pareja anterior en los años de la adolescencia, antes de comenzar a vincularse con Silva.

Para la madre, Agostina, que estuvo 5 años de novia con el rugbier, Francesca es un “pedacito de él que se queda conmigo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *