sáb. Ago 17th, 2019

LA INCREÍBLE VIDA DE LOS DIPUTADOS EN SUECIA: RESIDEN EN MONOAMBIENTES, SE PAGAN HASTA EL CAFÉ Y NO TIENEN SECRETARIOS. LAS DIFERENCIAS CON LOS LEGISLADORES ARGENTINOS

Un reciente informe de la BBC News Brasil detalla la insólita – a nuestros ojos – vida de “pobreza” de los diputados en Suecia. Las diferencias con la política argentina resultan astronómicas.

“El día a día de los diputados suecos del nuevo Parlamento, elegido en septiembre, estará impregnado de la austeridad habitual en ese país: despachos de siete metros cuadrados, apartamentos pequeños para funcionarios y límites estrictos a la hora de usar el dinero de los contribuyentes en el ejercicio de la actividad parlamentaria”, comienza el artículo de Claudia Wallin, que escribe desde Estocolmo para BBC Brasil.

Los parlamentarios en Suecia no tienen fueros, viajan en transporte público y ganan menos que un docente de primaria de su país: el salario neto es de USD 4300 en mano (el bruto es mayor), descontando los altos impuestos de estos países nórdicos. En pesos equivalen a unos 163.000, según la cotización actual en Argentina, dónde un diputado puede alcanzar ese salario pero tiene un ejército de asesores, secretarios y choferes a su disposición. “Somos ciudadanos comunes”, explica a BBC News Brasil el diputado Per-Arne Håkansson, del Partido Socialdemócrata, en su despacho.  “No tiene sentido conceder privilegios especiales a los parlamentarios, porque nuestra tarea es representar a los ciudadanos y conocer la realidad en la que viven. Representar a los ciudadanos es un privilegio en sí, ya que tenemos la oportunidad de influir en el rumbo del país”, agrega Håkansson. En esta concepción de la política como herramienta de transformación social sin necesidad de privilegios excesivos acaso esté la clave para entender el modelo del país escandinavo.


Despacho del diputado Per-Arne Håkansson. Los más pequeños pueden tener 7 metros cuadrados.

En el pasado, trabajaban gratis

Hasta 1957 los parlamentarios ni siquiera tenían salario y vivían de los aportes de su partido. Actualmente no pueden subirse ellos mismos el sueldo: lo decide un comité independiente formado por jueces jubilados y/o periodistas.

Los diputados suecos viven en pequeños departamentos de entre 16 y 40 m². Sólo algunos excepcionales tiene un tamaño mayor. Estos edificios tienen lavandería comunitaria, usualmente en el sótano. Tampoco tienen empleadas/os domésticas, se planchan su ropa y se cocinan su comida ellos mismos.  Estas pequeñas viviendas además no pueden ser utilizadas por sus familias, y si las utilizan deben pagar.

Departamentos para diputados en Suecia. FUENTE: BBC News.

En su actividades de trabajo no tienen ni secretarios privados, ni asesores ni choferes (reciben anualmente una tarjeta para utilizar el transporte público). Existe sí un grupo de asesores que son compartidos por todos los funcionarios, que los ayudan en sus labores. En Argentina no sólo cada legislador tiene varios asesores y secretarios privados contratados con los fondos públicos, sino que es frecuente el nombramiento de familiares en estos cargos.

Congreso de la Nación: acomodo, poder y excesos.

¡Se pagan el café!. “En la cantina del Parlamento, los diputados se pagan su café. No hay camareros y hay que pagar por la comida. Después de comer, cada parlamentario debe llevar su propio plato al sitio donde se recogen las bandejas, al lado de la cocina”, detalla el artículo.

Sus oficinas parlamentarias tienen un promedio de 15 metros cuadrados. Una mesa de madera clara, estantes del mismo color, una televisión antigua y un pequeño sofá rojo, según describe el informe de la BBC. Los despachos más pequeños llegan a tener siete metros cuadrados. Los gabinetes más grandes se reservan a los líderes de los partidos y tienen 31 metros cuadrados.

Viajes austeros vs. Canjes escandalosos

En Suecia los parlamentarios reciben un manual dónde se detalla estrictamente cómo manejarse en los viajes al exterior por trabajo, remarcando, por ejemplo, utilizar la vía más barata para llegar a destino. Disponen de USD 5400 por mandato, es decir, por el lapso de 4 años. La diferencia con estas latitudes es sideral: por mes los funcionarios argentos disponen de 20 pasajes aéreos y 20 terrestres. En Periodismo y Punto informamos cuánto gastó en un sólo viaje a Rusia la Diputada K Mayra Mendoza:  “entre Mendoza y Magdalena Sierra, representando al Frente para la Victoria, ambas gastaron USD 3258 en viáticos, lo que constituye una de las ´aventuras´ más caras del año 2018”. En comparación, Mendoza utilizó un gran porcentaje del total que tienen en el país europeo para los 4 años, correspondientes al mandato.

Viaje a Rusia de la Diputada M. Mendoza. FUENTE: web Diputados.

Las giras y viajes oficiales de los legisladores generó en 2018 un escándalo en Argentina, por el canje en efectivo “cash” que hacían los funcionarios del dinero restante no utilizado de viajes de su agenda.

Festival de pasajes. “Según el presupuesto 2018 de la Cámara baja, se preveían gastar en viajes para ese año exactos 92.937.058 pesos. Así consta en sus planillas oficiales”, dice un artículo del diario Clarín de Abril de 2018, de Eduardo Paladini.  

En 2017, según el artículo de Infobae de Leonardo Mindez, “Elisa Carrió no utilizó ninguno de los tickets aéreos y terrestres que la Cámara le entregó, pero sí hizo los trámites cada mes para canjearlos por cash. Así, se llevó un sobresueldo mensual de $19.300 durante los primeros 6 meses del año y de $40.000 durante la segunda mitad de 2017, cuando una resolución de Emilio Monzó duplicó el valor de canje de los pasajes. En total, la líder de la Coalición Cívica percibió $355.800 pesos por los pasajes que no usó a lo largo del año. Nilda Garré quedó apenas un escalón detrás, porque en octubre utilizó dos pasajes de avión de la cuponera oficial y canjeó todos los demás para hacerse de un total de $353.100”.

No viven en la pobreza ni en la austeridad, tienen lo que necesitan para trabajar y representar a sus ciudadanos: el modelo nórdico no es una apología inútil a la pobreza ´digna´ ni una demagogia berreta para cubrirse de posibles errores en las políticas de bienestar. Es una profunda concepción de lo que deben significar los representantes de una democracia eficaz que busca elevar la calidad de vida de sus habitantes: son empleados públicos con decisiones importantes, ni reyes ni salvadores de la patria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *