lun. Jul 22nd, 2019

Dejad que los niños vengan a mí

Leaving Neverland, el documental británico que se animó a romper el mayor círculo de silencio en la historia de Hollywood, revela los crudos testimonios de las victimas de abuso sexual infantil del cantante Michael Jackson. Wade Robson y Jimmy Safechuck son los dos hombres adultos que se animan a confesar los abusos sexuales perpetrados por el artista cuando apenas tenían 7 años.

Para no spoilear el documental, tendrán que verlo, los detalles están el, lo cierto es que este material logró algo impensado hasta el momento, cientos de emisoras de radio de todo el mundo, incluso de Argentina, dejaron de reproducir las canciones de Michael Jackson  gracias a los testimonios de Wade Robson y Jimmy Safechuck,  entre otros. En la cinta dirigida por el británico Dan Reed se pueden observar no sólo los difíciles testimonios de quienes fueran su victimas, sino que además una infinidad de prueba documental y fílmicas que pareciera no tener fin, miles de horas de grabaciones del rey del pop junto a Robson y Safechuck de niños, decenas de fotografías juntos,  mas que suficientes horas de vuelo en sus jet privado a solas con ellos. A veces no es fácil probar los hechos porque el abusador no se expone en público y a las victimas  siempre se le exigen pruebas, en Leaving Neverland parecieran sobrar las pruebas, no sólo para colocar en tiempo y espacio a los niños en la vida de Jackson sino por demostrar al mundo cómo eran utilizados como meros objetos de compañía al tiempo que corrompía sus vidas.

Mientras transcurren los relatos de Robson y Safechuck es imposible no percibir cómo las consecuencias con las que han crecido debido a esta realidad son graves y cambiaron radicalmente sus vidas debido a los efectos negativos del abuso infantil, estos síntomas no se encontrarán a la vista o serán de fácil detección para quienes no tengan preparación o entrenamiento sobre el tema, porque el Abuso Sexual Infantil (ASI) no es “visible” a los ojos externos.

Cientos de emisoras de radio de todo el mundo, incluso de Argentina, dejaron de reproducir las canciones de Michael Jackson

Esos mismos ojos externos que aún creen que los monstruos son como en las películas y  los monstruos, están entre nosotros, no salen a la calle con grandes colmillos y tres cuernos, ellos  poseen un aparente buen ajuste al entorno, una buena imagen en el medio en que desarrollan sus actividades y de esta forma logran mimetizarse con la sociedad más fácilmente. Llevan una doble vida, una segunda vida oscura y desconocida para muchos, podemos encontrar grandes profesionales prestigiosos, reconocidos de élite, como también personal a cargo del cuidado de los niños, algunos de ellos buscan la forma de camuflarse a través de sus profesiones para estar cerca de ellos, enmascarando sus verdaderas intenciones. ¿Qué  lleva a un adulto a querer corromper la inocencia de un niño?. ¿Por qué con los niños?.

Horror. Salen a la luz los casos de abusos del famoso cantante.

Al pedófilo o pederasta no le atrae sexualmente un cuerpo infantil sino lo que “simboliza”, su motivación radica en ver a la niñez como símbolo de vulnerabilidad, fragilidad, pureza,  poseen interés por ser sus victimas más débiles y retraídas. Ven en sus victimas la facilidad para manipularlos, la vulnerabilidad, tampoco sienten amor por el niño, les excita la posibilidad de ejercer poder y control sobre él y la falta de resistencia por parte de la victima, les hace suponer un deseo de tener contacto,  esto es un claro mecanismo dirigido a auto-justificar su conducta. El pedófilo o pederasta posee una perversión en la que el objeto de deseo y elección es un niño u adolescente, percibiéndolos como objetos de placer sexual, sin importarles la experiencia traumática ocasionada a la victima. Son personas Inmaduras con un alto grado de dificultad para establecer comunicaciones y relaciones sociales. La relación con el niño le hace sentirse poderoso y más seguro que en las relaciones con los adultos.

Siguiendo los relatos de las víctimas de Neverland, la estrategia de Jackson era siempre la misma con cada familia, pero no con cada niño, que escalara rápidamente sexualmente, que sexualizara la relación en forma veloz o no, tenía que ver con el interés que la victima le representaba, la escalada sexual con Robson se efectuaría en 5 días, a diferencia de Safechuck que incorporaría este elemento primero en el diálogo y avanzaría con el paso del tiempo, conduciría la conversación hacia el terreno erótico, intentando que la victima realice actos sexuales, siendo una clara forma de adiestramiento y preparación para el posterior contacto físico con el niño, no se darían hasta semanas después que habrían iniciado los abusos físicamente. Luego los niños serían reemplazados por nuevos niños al adentrarse en la etapa de la pubertad, con la llegada de los primeros bellos púbicos, los cambios más evidentes durante esta etapa son físicos y los pedófilos primarios muestran una inclinación sexual casi exclusiva por niños.

Al pedófilo o pederasta no le atrae sexualmente un cuerpo infantil sino lo que “simboliza”, su motivación radica en ver a la niñez como símbolo de vulnerabilidad, fragilidad, pureza,  poseen interés por ser sus victimas más débiles y retraídas.

El “rey” del Pop,  dotado de un gran encanto” superficial” y de un gran poder de persuasión, que es lo que le permitía lograr todo aquello que deseara y cumplir sus objetivo, a tal punto que al poco tiempo de conocerse con ambas victimas, los padres de los niños les permitieron dormir solos con el artista en su cuarto y en su cama.

Seduciría primero a los progenitores, otorgándoles una aparente seguridad y amistad incondicional, mostrándose con una falsa sumisión y soledad, haciéndoles regalos costosos, invitándolos a disfrutar de la misma vida ostentosa que a quién idolatraban, ganaba su confianza hasta que estos lo sintieran casi como alguien de la familia, concediéndoles un trato aparentemente agradable que por supuesto encubría características manipulatorias, conductas  que reflejaban un acercamiento y preparación, tendientes incluso a evitar su posible exposición o denuncia en un futuro.

Un infierno. El músico pop abusó menores durante años con un silencio cómplice del mundo del espectáculo.

Una vez conquistados los padres, el cantante habría aislado a los niños, fingiendo cariño, con la finalidad de satisfacer sus apetencias sexuales, realizando una cantidad innumerables de actos preparatorios para ello, colocaría a los padres en cuartos o pisos diferentes en los hoteles con la misma excusa de siempre, un hotel colmado sin lugar, adoctrinaría a los niños en contra sus propias madres o padre hasta que quedaran convencidos de todo aquello que se les había inculcado. Cuando se sintiera lo suficientemente involucrado con el niño, intentaría a partir de allí “entablar una nueva forma de relación” para obtener un claro beneficio personal e instalar a partir de ahí la idea del “secreto” para conseguir sus deseos bajo intimidación o chantaje, entre otras, como: “Si cuentas lo que sucede vas a ir preso y yo también” “Si cuentas lo que hacemos nos van a separar y ya no podré verte jamás” intentando que cualquier posible denuncia no se realice o no sea tomada en cuenta, generando así dependencia total hacia él.

Seduciría primero a los progenitores, otorgándoles una aparente seguridad y amistad incondicional, mostrándose con una falsa sumisión y soledad, haciéndoles regalos costosos, invitándolos a disfrutar de la misma vida ostentosa que a quién idolatraban

Cómo el fanatismo de aquellos padres fueron heredados por sus hijos en lo que sería el principio del fin, arrastrados a conocer un personaje narcisista, egoísta y siniestro que utilizó su profesión para arruinar la vida de familias enteras. Cuatro horas del costado más aterrador de Michael Jackson en las voces de sus víctimas.

En lugar de culpar a los niños, hoy ya adultos que fueron silenciados por el miedo, agradezcamos que están hablando, y son las denuncias y acusaciones que pusieron en jaque al mundo del espectáculo.

García C. Vanesa
Dip. Criminóloga y Ciminalísta. Especializada en Perfiles Criminales.

Twitter @garciacvanesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *