Sáb. Oct 23rd, 2021

El femicida de Tinder: escrache, redes sociales y una justicia sin explicación

El hecho es conocido: el hombre condenado por matar y descuartizar a Luciana Moretti (15) en 2004 en Ingeniero White purgó 11 años de cárcel, pese a que estaba condenado a 18, y obtuvo un beneficio para salir.  ¿Por qué?.  Porque la condena aún no estaba firme, después de más de una década.

Según las crónicas de los medios locales y nacionales, Pablo Cuchán utilizó leña y solvente para prender fuego en una parrilla el cuerpo de la joven de 15 años, además de cortarla en pedazos con un cuchillo. Versión que, increíblemente, no quedó clara con el pasar de los años y es rebatida por el mismo Pablo, que sostiene que los medios «recortan» su relato.  Recibió bajo ciertas condiciones la libertad asistida en 2016 y volvió a ser noticia por utilizar la popular aplicación Tinder para buscar pareja en las redes sociales. Hace algunos días fue repudiado y filmado por dos jóvenes que se negaban a viajar con él en un micro que se dirigía a La Plata, pcia. de Buenos Aires. Y también fue acusado por un episodio de violencia de género tras salir de prisión.

Consultado por Periodismo y Punto, Pablo Cuchan afirmó: «nunca confesé ser el autor material del crimen de Luciana Moretti» y apunta a que los medios de comunicación construyeron un «producto» de su persona, deformando la verdad. «Me excarcelaron bajo un beneficio, ni siquiera por una sentencia cumplida, porque en realidad no está cumplida. La Corte de la Provincia de Bs. As. anuló parcialmente  mi sentencia, eso es lo que no se conoce». Cuchán fijó residencia en Monte Hermoso y eligió el bajo perfil e intentar, sin suerte, pasar desapercibido. «Aprendí a vivir con lo que tengo encima», describe así sus días en libertad.

Víctima. Luciana Moretti

Había declarado en el juicio que la joven Moretti murió por sobredosis de drogas. Después de muchos años, el caso cayó en un ´limbo´ judicial. Si es inocente, pasó 11 años preso y si es culpable ahora está libre y la familia de la víctima con indignación. ¿Qué sucedió entonces?.

Consultado sobre cómo tomó la fuerte reacción mediática y social sobre su aparición en Tinder, comentó: «Lo tomé bien, Facebook me había cerrado la cuenta y luego Tinder fue como mi jubilación». Sobre los incidentes del micro hacia La Plata, minimizó los hechos. «Fue sólo una chica que se bajó pero los medios no lo dijeron. No fue tan así como lo contaron».

Mientras tanto, en Argentina crece el debate sobre las falencias del funcionamiento del sistema judicial con las polémicas de las salidas transitorias de delincuentes peligrosos y la aplicación de las penas. Otro caso en dónde algo es seguro: no hay seguridad para la ciudadanía sobre la resolución de delitos graves y la justicia es un laberinto sin explicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *