dom. Sep 15th, 2019

Con déficit: Fabricaciones Militares gasta 1,5 millones en asesoría de imagen

La empresa estatal dependiente del Ministerio de Defensa, Fabricaciones Militares, ha sido noticia desde los últimos meses de la gestión camporista de Santiago Rodríguez y su mujer Bárbara Grane. Desde cueva de tuiteros K, alquileres de perros para spots que nunca existieron y viajes a Cannes, hasta faltante de municiones y pólvora. Hechos inimaginables para la administración pública, lo mostraron todo. En medio de crisis de presupuesto y problemas labores, FM contrató por un gasto aproximado de un millón y medio de pesos a una empresa para asesoramiento de imagen empresarial. Uno de los miembros de esta compañía es Ignacio “Nacho” Viale, nieto de Mirtha Legrand. En los últimos tiempos fue eje de polémicas por supuestos favoritismos en contratos obtenidos en sus negocios.

 Déficit sin control. Cuando se hace cargo el nuevo Ministerio, del Gobierno Nacional de Mauricio Macri, Fabricaciones Militares con su interventor Héctor Antonio Lostri, siguió dando que hablar. En notas anteriores de este portal se ha señalado la falta de gestión, como se nombraron amigos, parientes y amigos y parientes de los amigos, por una suma superior al millón de pesos por mes en sueldos, gente sin ninguna experiencia en la especialidad, fabricación de munición entre otras cosas. También señalamos el maltrato a los empleados y la frustración de aquellos que siguen relegados desde la gestión de La Cámpora.

Fabricaciones Militares se encuentra intervenida hace 25 años, probablemente no se normaliza porque eso le da beneficios a los interventores que la usan de plataforma política, opinan algunos empleados. Las intervenciones son herramientas que se proponen por seis meses, se lo hizo por el decreto 2444 del 18 de noviembre de 1991, cuando se hizo fue para desguazarla, para vender algunas de las empresas que la conformaban: 13 compañías y 6 sociedades. En la actualidad sólo cuenta con cuatro que no se vendieron.

A fin del mes de septiembre, se hacen cargo de las plantas de Rio Tercero y Fray Luis Beltrán dos militares, y en otras dos nombrarían militares como subdirectores.

Desde mayo del año pasado, Fabricaciones Militares perdió la condición de empresa estatal sujeta a privatizaciones, por lo que no habría motivos para que siga intervenida y su proceso de normalización debería comenzar.

La falta de gestión operativa, para optimizar los potenciales de la empresas son evidentes, Periodismo y Punto accedió a la documentación de la contratación de una empresa de asesoramiento de imagen empresarial y comunicacional, que contrató el interventor Héctor Lostri.

¿Acomodo? La única empresa que se presentó al llamado en una compulsa abreviada por urgencia, fue SVGV SA, el servicio es por la suma de un millón quinientos veinte mil pesos, de los cuales se adelantaron 453.750 pesos. El rumor de esta contratación corría por FM hacía meses, como no era posible pagar servicios de asesoramiento de imagen, se lo justificó por medio del rubro asesoramiento empresarial.

Los equipos de seguridad personal no se compran por compulsa abreviada por urgencia, es más, algunos de protección personal, no se compraron aún en la nueva gestión.

En una empresa estatal deficitaria, dónde los insumos críticos para un año de producción equivalen al monto del contrato con la empresa SVGA SA, el episodio es difícil de explicar.

Según la orden de compra 20/2016 la empresa contratada, debe analizar y asesorar a la dirección de Fabricaciones Militares sobre la repercusión en los medios de comunicación de la imagen pública de la empresa y sus directivos. Además de proveer herramientas y materiales de comunicación institucional y realizar diagnósticos. Palabras llenas de nada.

En el directorio de la empresa figura como Presidente del mismo Ignacio Enrique Viale y como parte integrante Ignacio Viale, que no serían otros que Ignacio Viale del Carril (ex- marido de Marcela Tinayre) y Nacho Viale Tinayre, dato curioso y no culposo, a la hora de analizar la necesidad de la compulsa abreviada por urgencia para obtener este servicio.

Del mismo Ministerio de Defensa, bien dividido en miembros del PRO y la UCR, depende FADEA, Fábrica Argentina de Aviones, que se encuentra por estos meses con un plan de suspensión de personal de un día por semana, alternando dos, ahorrando lo que Fabricaciones Militares gasta en el asesoramiento de imagen comunicacional, alrededor de un millón y medio de pesos. Las suspensiones de personal implican que parte del pago del ahorro propuesto lo paguen los trabajadores con el salario descontado. Lo que convierte todo en un despropósito. Los empleados siguen esperanzados, piensan que el Presidente no conoce los manejos de Fabricaciones Militares.

Pareciera que, achicar el déficit estatal, transparentar las cuentas de las empresas del estado, es hasta ahora, muy relativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *