Mar. Nov 30th, 2021

Participaron en la campaña mediática contra Félix Díaz y reclaman millonaria indemnización por Turtora

La historia tiene hechos irreparables. Parece increíble que, tras 12 años de Gobierno K y largos meses de acampe en la 9 de Julio de la Ciudad de Buenos Aires, los Qom fueron recibidos por otro Gobierno, el Presidente electo Mauricio Macri. Represión, muerte, dolor y pobreza extrema han atravesado las comunidades aborígenes de diferentes provincias argentinas. Aún así, la militancia K sigue creyendo que estos hombres no debían pisar la Casa Rosada y que el “pueblo” es otra cosa. Esto confirma que para el kirchnerismo los DDHH son para algunos, los privilegios sólo para los obsecuentes y funcionales al poder. Para los críticos y opositores, la sangre y el olvido. Crónica de la retirada K, dejando atrás víctimas y silenciados.

Escribo estas líneas aunque sean muy difíciles de explicar. El rostro del referente de los Qom, Félix Díaz, muestra cansancio, a veces resignación. Sobre todo, lucha y finalmente persistencia. Es muy desalentador pelear por lo más mínimo y básico, acaso, para muchos de nosotros. Para otros, es normal. Cuándo las denuncias de las comunidades del norte argentino se multiplicaron, cuándo “La Primavera” sufrió reiteradas represiones mortales por parte del Gobernador de Formosa Gildo Insfrán y sucesivos actos ilegales de espionaje, la militancia adepta a Cristina Kirchner miró para otro lado. Es que, estaba en juego un gobierno feudal bancado por la ex Presidenta. También ignoraron los destrozos en la radio QOM, los 65 muertos indígenas por intoxicación de glifosato (herbicida para fumigar la soja), la usurpación de tierras, el maltrato, la desnutrición y la tuberculosis. Incluso, recibieron una bomba incendiaria sobre el acampe porteño. El glifosato, que envenena el agua y el suelo, es producido por Monsanto, empresa defendida por la ex – presidenta Cristina Kirchner. Aún así, se intentó desde el oficialismo y sus seguidores desacreditar a Félix Díaz, indicando que nunca representó a los suyos porque “no fue votado”, argumento despreciable que repiten sistemáticamente. Por ejemplo Alejandro Crivisqui, periodista cercano al Gobernador Insfrán, que disparó contra Félix diciendo que fue pastor mormón, como si la creencia o la fe borrara sus raíces y reclamos. Dije antes que estas líneas son complejas para redactar. ¿Por qué?. ¿Por qué no recibir a Félix Díaz?. Será que piensan que la democracia es la dictadura de las mayorías. O que no se recibe al que piensa diferente.

El “modelo” que ya se fue, el de Néstor y Cristina, castigaba con dureza a los “opositores” pero premiaba a los fieles y obedientes. Servir sin opinar o ser enemigo. Que claro: durante estos años algunos la pasaron muy bien acomodados en el poder. Ahora en retirada, diversos funcionarios muestran quién verdaderamente son, como la Directora de Radio Nacional María Seoane, que la nueva gestión asegura que pretende cobrar $ 5.000.000 de indemnización para irse de su cargo. Una pequeña metáfora de la hipocresía nacional y popular de quiénes dicen defender el Estado y a los pobres pero ansían llenarse los bolsillos a toda costa como único objetivo.
Mientras unos se van negociando millones, otros pelean por dignidad y respeto a la vida, como hace cinco siglos.

“Muerte contra la vida, gloria de un pueblo
desaparecido, es comienzo, es final,
leyenda perdida, cinco siglos igual”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *