lun. Mar 25th, 2019

Exclusivo: El socio comercial del abogado D´alessio, que exigía dinero en nombre de Stornelli, fue Ministro de Justicia y Economía de Gildo Insfrán antes de desembarcar, juntos, en ENARSA

En las últimas horas, el abogado que exigía dinero en nombre del fiscal Carlos Stornelli, fue detenido por orden del juez Ramos Padilla. En su declaración insistió en que realizaba una operación de inteligencia y buscaba un impacto mediático. ¿Quién es realmente D´alessio? ¿Cuáles son sus socios? ¿Cómo embaucó a casi todo el ambiente periodístico?. Historia del hombre que soñó con ser el Frank Abagnale argento.

Thelma y Louis

A mediados del 2014, las páginas especializadas en Turismo Carretera celebraban las declaraciones de un corredor sagaz que aparecía en las pistas rodeado de voluptuosas mujeres. Lo llamaban Patán. Algunos comentarios en las redes informaban quién era ese increíble hombre que, como Leonardo Fariña en los tiempos de su romance con Karina Jelinek, festejaba que los rumores se reprodujesen. A diferencia del primer arrepentido de la corrupción K, la fama de D´alessio no trascendió el circuito automovilístico. La plata dulce seducía a sus flamantes amistades y a nadie le parecía relevante preguntarse de dónde llegaban los autos importados, las mansiones, la pilcha y los lujos. De Canning al país, relataba un comentarista de TC. En Canning está Saint Thomas, el exclusivo country en el que detuvieron a D´alessio.

Cuando conocí la casa allanada de D´alessio, a mediados del 2017, el abogado que ya se presentaba en televisión como experto en seguridad y narcotráfico – recomendado por parte de la elite periodística –  éste estaba preocupado por mi investigación sobre Liliana Costa, la confidente del empresario K, Lázaro Báez, que mantenía un amorío con el ex piloto de TC, Claudio Bisceglia. D´alessio me dijo que estaba investigando la fortuna de la familia Báez a través de este “buen hombre”.  Pero Bisceglia le había preparado el motor Chevrolet a Patán en sus carreras de TC Pista Mouras. Más aún, el abogado que defendió a Bisceglia en denuncias judiciales en su contra, fue Claudio Fogar. Luego de inventar que Ramiro González -abogado de Leonardo Fariña – era su socio, cuando en realidad era su letrado, González cortó relaciones con D´alessio. El mundo es un pañuelo y Fogar es el abogado que eligió Patán para defenderse del delito de extorsión que investiga Ramos Padilla.

Captura redes sociales.

Mientras D´alessio pasa sus primeras horas en prisión, el “Peludo” Bisceglia lo desconoce. A diferencia de Thelma y Louis, el mecánico de Soldati quiere quemar la página negra de su pasado cuando el Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich lo allanó en junio del 2016. Lo acusaban de desarmar autos en su taller. Encontraron dos autos de alta gama del equipo Dodge del Nero 53 Racing que venían de participar en Pista Mouras realizado en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos. Los autos estaban flojos de papeles. El nombre del titular del taller no apareció en las páginas de los principales matutinos. El ex abogado de la familia Blumberg, Claudio Fogar, lograría con “el peludo” lo que no pudo con Patán: salvarlo de prisión.

Del allanamiento, el Personal de División de Sustracción de Automotores de la Policía Federal secuestró motores con numeración borrada, 36 ruedas, 26 puertas, seis cajas de velocidad y otras partes de automóviles pertenecientes a la categoría Turismo Internacional.

El día que el auto del hijo del empresario del juego Cristóbal López se incendió en un taller de Bisceglia.

Un comentario de Facebook

Las carreras de TC Mouras pusieron a Patán D´alessio en el ojo del mundo automovilístico. La mayoría de sus seguidores lo idolatraban pero algunos suspicaces empezaron a desconfiar de las excentricidades del abogado que se presentaba como agente encubierto de la DEA en la Argentina. Un comentario en Facebook generó el comienzo de una pesquisa judicial que duró más de un año.







El informante anónimo contaba el pasado de D´alessio. A pesar de que el abogado vendía que había tenido un cargo gerencial en la Comisión Nacional de Valores en 1999, el comentario de Facebook decía que sólo había sido un “prensero”. Explicaba su llegada a la empresa estatal ENARSA, dependiente del Ministerio de Julio De Vido, promediando el kirchnerismo. Su padrino político era Ricardo Cabrera. Ambos fueron expulsados en el 2014 acusados de “meter la lata con un tema de seguros del Banco Nación”. D´alessio debía reinventarse y, de paso, justificar su increíble nivel de vida. Debía elegir una profesión. Ya había probado con la noche con su SPA Idor en Canning, la música con su boliche Savia y el mundo de los autos le quedaba chico. La televisión estaba a la vuelta de la esquina. Solo había que traficar influencias y llamar a algunos de sus viejos conocidos en la función pública para ofrecerles “una pequeña ayuda”. Un vecino, casualmente de apellido Traficante, fue una de sus primeras víctimas. La información podía ser cierta pero el objetivo no era la justicia sino la extorsión. Traficante lo denunció en el juzgado de Lomas de Zamora que descubrieron, entre otras cosas, que D´alessio manejaba su auto de TC con un motor robado. Justamente, ese había sido el motivo por el que allanaron en el 2016 a su amigo Bisceglia, su mecánico en el TC.

Traficante vivió un infierno. Sus supuestos delitos de lavado de activos terminaron en las páginas de un gran diario y en la nebulosa de un tribunal de justicia. El escrache se había consumado. Por la función pública, D´alessio conoció a dirigentes políticos de tercera y cuarta categoría, nombres insignificantes para la opinión pública pero relevante dentro del submundo de la política. Fue el caso del ignoto Pedro Etchebest. Escuchar detenidamente los audios entre el abogado y el empresario agropecuario confirmará que eran viejos conocidos. Seguramente el juez Ramos Padilla ya lo tiene claro. Glup.

Una pequeña ayuda para los amigos   

D´alessio le ofreció una pequeña ayuda a Etchebest con su escritorio repleto de información que acreditaba que el agropecuario tenía más dinero que el que decía tener. Periodismo y Punto encontró documentación que confirma la existencia de cuentas off shore en el exterior de Etchebest y sus hijos. Por eso sabía que los 300 mil dólares pedidos por un favor no eran gran cosa para Etchebest. Pero a D´alessio le apareció la abogada de Etchebest y sus contactos con Horacio Verbitsky. La operación debía ser abortada.

La justicia deberá investigar cuántos y quiénes fueron las personas extorsionadas que tuvieron el infortunio de cruzarse en el camino del abogado que se codeaba con parte del establishment comunicacional y que decía hablar asiduamente con dueños de medios, empresarios, fiscales, jueces y hasta con el Presidente Mauricio Macri. Uno de sus chats se confirmó que era tan trucho como su foto combatiendo en Irak que este portal publicó en exclusiva.  

Se deberá investigar qué hubo detrás de la docena de sociedades anónimas que conformó D´alessio, varias de ellas con su mujer María Valentina Oettel como Plaza Madero Inversora, Vilallonga Furlog, IDOR o Natural Trout con Daniel Sorzini.

La Formosa de Gildo

No deja de sorprender que la justicia argentina haya comprado información suministrada por el ex empleado de ENARSA devenido en denunciante. Conocía  el tema del Gas Licuado porque, según dicen nuestras fuentes, fue parte del problema. En las oficinas públicas llegaba en un Porsche con Ricardo Cabrera, director de ENARSA representando a provincias pequeñas como Formosa. La propuesta que De Vido le hizo a Cabrera para sumarse a Enarsa fue tan jugosa que dejó su cargo como Ministro de Economía del feudal Gildo Insfrán. Se sumó al directorio de la empresa estatal con el economista Aldo Ferrer, Oscar Olima, Claudio Di Paola y los síndicos: Celia Yannuzzi, Ricardo Tonet, Gustavo Legaz, Orlando Bertone y Alejandro Turri. Antes de Ministro de Economía, Cabrera había sido Ministro de Justicia de Insfrán.



Pero ¿dónde estaba D´alessio mientras Cabrera dejaba su amada Formosa? Se preparaba para desembarcar en la gestión pública nacional tras desempeñarse como vocero de prensa del interminable Insfrán y dar un parte oficial por el suicidio de uno de sus hijos: Gildo Miguel de 17 años. Ese 2003, el vocero dijo que “no tenía antecedentes suicidas”. Además de compartir tiempo y espacio en la función pública, D´alessio conformó en el año 2008, dos sociedades – Valumar y Ñembo – con Cabrera. La hija de Cabrera, María Claudia, es síndica del Banco de Formosa con Marisol Insfrán, hija del eterno gobernador.   

Como en Ciccone Calcográfica y The Old Fun, en la causa Gas Licuado, otra vez, Formosa aparecía bajo la lupa de los investigadores.

Durante esos años, D´alessio se codeaba con los hijos del poder kirchnerista como los de Cristóbal López. Nazareno preparó su auto en los talleres del “peludo” con el infortunio que su auto se prendió fuego. Bisceglia lo presentaba en sociedad como el nuevo gran piloto de TC como había hecho con su amigo Patán auspiciado por un “678” de mentira. Como todo en la vida del Frank Abagnale argentino. El 15 de febrero del 2019, no sabemos si Patán le pudo decir al juez Ramos Padilla: “Atrápame si puedes”.

Por Luis Gasulla

@luisgasulla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *