LA ÚLTIMA FAKE NEWS DEL AÑO DE LOS K

Duró horas, pero una vez más los sectores y militantes afines al kirchnerismo quisieron instalar otro supuesto ´desaparecido´ en democracia. A partir de la denuncia de Moira Millán, referente mapuche, sobre la supuesta desaparición de su hija, y el anuncio de un pedido de Hábeas Corpus en Córdoba porque “venía recibiendo amenazas de muerte”, el fantasma del caso Maldonado resurgió y Twitter ardió: era la última ´fake news´ del año.

Falsa alarma: tras de 48 hs, Llanka apareció sana y salva en San Juan. Durante horas se alimentó por enésima vez el derrotero de amenazas que intentaban vincular una vez más a la gestión de Macri. A toda costa el kirchnerismo con sus medios aliados quieren desinformar a la sociedad: convencer que el macrismo opera como la dictadura, banalizando así los peores años de nuestra historia, cuándo las fuerzas militares asaltaron el poder y el represor Jorge Rafael Videla dejó para siempre la – triste – célebre frase: “ni vivo ni muerto, está desaparecido”, como una macabra entelequia sin identidad, que niega el derecho a la vida.

Página 12 se apuró en publicar online que Moira buscaba a su hija Llanka de 19 años, aunque ahora se hace imposible encontrar ese contenido en la red. El link de ese título lleva a otra noticia: su aparición. Y la noticia entierra la última falsa información del 2018. Desde el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir confirmaban que se había localizado el paradero de la joven, lo cual lleva a suponer un simple conflicto familiar. Pero sugestivamente otra vez encajaban las piezas: amenazas, reclamos y muerte.

El diario Pagina 12 se “interesó” por el caso.

Moira Millán participó en la trama de pistas erróneas que intentaba orientar la muerte de Santiago Maldonado a manos de Gendarmería, a la vera del Río Chubut. El propósito final era visibilizar el reclamo sobre la detención de su líder – hoy condenado – Jones Huala.  No hay dudas: durante años, siglos, los indígenas fueron relegados y olvidados por los gobiernos. Eso, claro está, no habilita a realizar operaciones que mantengan en vilo al país y sus instituciones. La líder mapuche guarda misterios: viaja con frecuencia a Europa y se desconoce cuál es su financiación para sus actividades.

En Twitter el hashtag #MoiraMillán se movilizó como TT y los fervientes K ya hacían de las suyas. Una locura de conjeturas que sólo se pudo lograr con tantos años de manipulación desde un gobierno (Néstor y Cristina Kirchner) que enloqueció a gran parte de la población y tuvo ansias de controlarlo todo. Pero no lo logra: el periodismo tiene nuevos desafíos además de los tradicionales, desmentir las fake news y dejar en evidencia que la sobredosis de información – como antes la escasa – puede atentar contra la libertad y la democracia.

Sebastián Turtora

@sebiturtora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *