Quiénes son los funcionarios, dirigentes y periodistas que mintieron y usaron políticamente al ARA San Juan

El camino de la verdad está plagado de mentiras. No hay dudas: buscar lo cierto de un hecho complejo en el que hay muchos intereses en juego siempre será un laberinto difícil de sortear. ¿Qué pasó con el submarino ARA San Juan?. ¿Por qué se hundió?. ¿Fueron los ingleses?. ¿El Gobierno de Macri no quiere encontrarlo?.

El 15 de noviembre del 2017 desapareció en el Mar Argentino. El buque con 44 personas a bordo, 43 hombres y una mujer, dejó de aparecer en los radares,  cuando se trasladaba desde la costa de Ushuaia hasta Mar Del Plata. Lo concreto. Finalmente fue hallado por la empresa contratada Ocean Infinity y confirmado por la Armada Argentina: golpe de nokaut para los generadores de falacias seriales.

Hay quiénes pueden informar un dato de buena fe, y se equivocan. Es muy posible. Pero hay otros que intentan llevar “agua” para su molino: algo muy común en la política argentina, usar todo de la forma más miserable en relación a tragedias o hechos de relevancia nacional. Pasó con la desaparición del joven Santiago Maldonado y con el magnicidio del fiscal Nisman. Y ahora con el Cromagnon acuático de nuestros tiempos.

Un ´gugleo´ (sic) rápido de “ARA San Juan +  ingleses”, en el motor de búsqueda de Internet más famoso, arroja profusas entrevistas a funcionarios y medios que salieron a mentir. El sitio web Diario Registrado dice el 30 de Agosto de 2018: “¿El Gobierno los tapó?. Revelan mensajes del ARA San Juan dónde dicen ser perseguidos por los británicos”.

 

 

Luis D´elia y Santiago Cúneo.

Los sectores vinculados al kirchnerismo dieron su versión, siempre manipulada, de la historia: convenía decir que “Macri gato”, aliado de los intereses anglo – americanos, había tapado un posible ataque inglés al submarino. En esta sintonía, se puede escuchar un audio de Diciembre de 2017, dónde el dirigente social Luis D´elia afirma que los ingleses hundieron el ARA. El papelón icónico fue probablemente el del ex carapintada, hoy generador de un culto a la violencia desde los medios digitales, Santiago Cúneo, con largas editoriales afirmando la participación británica con algún misil para destruir la nave. El sitio web Crónica fue el refugio también de Cúneo para sus editoriales payasescas.

 

 

Pino que se cae: Solanas.

Otro que se sumó a la ridícula teoría de que los ingleses atacaron a Argentina fue el senador Fernando Pino Solanas:  “Ese submarino había traspasado la zona económica exclusiva de Argentina y estaba en aguas internacionales que los ingleses reclaman como propias. Todavía no ha quedado claro si el submarino del ARA San Juan recibió un misil de un submarino atómico o un misil por aire”,  declaró en su momento el senador nacional en diálogo con el programa radial A diario.

 

 

¿Por qué era insólito y sin fuentes reales de información creer eso?. Porque el estado precario del ARA hacía un blanco débil e  intrascendente para las fuerzas británicas. Simple.

 

Más funcionarios erráticos: Magdalena Odarda, Guillermo Carmona y Alejandro Karlen.

Magdalena Odarda, Senadora integrante de la comisión bicameral investigadora: “Hay que investigar el posible ataque externo”, decía aprovechando los minutos en la pantalla de TV de Crónica.

“El Gobierno está más interesado en no molestar a los ingleses que en encontrar la verdad”. El diputado nacional Guillermo Carmona (FPV), también miembro de la Comisión Bicameral del Congreso, decía a los medios que “este es un rompecabezas donde hay piezas que no calzan”.

 

 

“¿Si los ingleses son culpables?”, se preguntó un parlamentario del Mercosur en su cuenta de Twitter. Y luego borró el posteo. Alejandro Karlen realizó una polémica publicación a través de su red social dónde hizo referencia a una nota de Clarín en la que se hablaba de una explosión en la nave, a lo que el funcionario sumó la hipótesis de un posible ataque extranjero y se preguntó:  “¿Si los ingleses son culpables? Argentina debería responder el ataque inglés!”.

 

Sylvestre, nokaut técnico.

El periodista Gustavo Sylvestre a través de la pantalla K de C5N dedicó largos programas no sólo para fustigar al gobierno de Mauricio Macri, sino además para sostener teorías conspirativas y vaticinar que la nave jamás aparecería. Es la fe del converso: el ex-TN sufrió una metamorfosis tal que se haría irreconocible buscarlo en su pasado en el Grupo Clarín. No está mal cambiar, el tema es, como siempre, el cómo y el por qué. ¿Sylvestre tenía que sumar porotos para el ultra K C5N?.

 

 

El hallazgo de la nave hundida en el mar representa, aunque no parezca, un logro de la fallida gestión Cambiemos, que hizo “agua” – justamente – en lo que prometió: bajar la inflación, generar empleo y combatir la pobreza. Pero en este caso llegó hasta lo último, lo que parecía agotador e imposible, buscar una aguja – no en un pajar – sino en el interminable mar. El Titanic, con otra tecnología es cierto, tardó más de 70 años en ser encontrado. Los argentinos tenemos que llegar a poder “cerrar” los conflictos, esclarecerlos, algo que no estamos acostumbrados a hacer.

La verdad duele sólo una vez, la mentira duele siempre. No nos olvidemos de quiénes son los que siempre nos causan dolor.

 

@sebiturtora

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *