AUDIO. SANTIAGO MALDONADO ENTREVISTADO EN 2011: “A LOS ARTISTAS LE METEN EN LA CABEZA QUE TIENEN QUE PEDIR UN SUBSIDIO”

En 2011, con tan sólo 22 años, Santiago Maldonado fue entrevistado en Radio Futura, una emisora comunitaria de La Plata.  Tras su muerte en 2017 ahogado en el río Chubut en medio de una represión de Gendarmería, pocos registros fílmicos y sonoros habían de él, más que un puñado de canciones y un video – en el que no habla – de corta duración, en dónde se encuentra tatuando. La entrevista inédita, que hasta ahora pocos sabían de su existencia, se la realizó el programa “Sabotaje”. Se refieren a él como “flash”, uno de sus tantos apodos, y habla del arte callejero, la censura, el poder y una crítica fuerte a los artistas subsidiados por los gobiernos. Por primera vez, el material completo y su transcripción en Periodismo y Punto. AUDIO.

 

Maldonado en Radio Futura. 2011, La Plata.

 

¿Cómo ves vos el arte?

SM: Hay arte que te libera y arte alienado, que  te estructura la cabeza, como todas las publicidades que vemos en la calle y ya está comprobado que es malo hasta para la salud, ver que todos te quieren vender algo, consumí esto acá o allá, con colores.

 

-La mayoría de la gente está vinculada con el arte, prende la radio y escucha música pero no elige qué música escuchar. O la tele también tiene un arte publicitario, la idea es buscar y hacer…

SM: Es que todo tiene un arte, todo tiene un diseño, que pasa a ser algo en serie, algo repetitivo…

 

-Y ahí desaparece toda la creación, lo que hace único a cada producción artística, cada objeto artístico

SM: Y ya entra en el mercado del arte, pasa a ser una mercancía.

 

-¿Vos te desarrollás más por el arte visual, el plástico?

SM: El arte callejero, manifestaciones, protesta…

 

-¿En qué formato?

SM: En murales, revistas, ilustraciones.

 

-¿Y tatuajes también no?, es como una forma de llevar el arte en la piel, hasta ese punto…

SM: De llevar algo así que cuando muere el dibujo, muere la persona, ¿no?. Se lleva hasta la muerte.

 

-Y el tatuaje tiene su historia…

SM: En Birmania por ejemplo…

 

-¿Dónde queda Birmania?

SM: Y en Europa (risas). A las mujeres las secuestraban los reyes para la satisfacción sexual y las mujeres de la aldea se pintaban la cara para no agradarle al rey y a las autoridades, y como se les borraba el carbón, se tatuaban la cara, es como una forma de…como un escudo.

 

Hay arte que te libera y arte alienado, que  te estructura la cabeza, como todas las publicidades que vemos en la calle

 

 

-Es re loco el tatuaje los diferentes significados que puede tener, es como una marca que te hacés para siempre (entrevistadora)

-El arte tiene mucho de provocador, de no agradar (entrevistador)

SM: Si, de rechazo a lo establecido, por ejemplo hay un artista que se llama Bansky que interviene en la vía pública con stencil y tiene una crítica al control social, al consumismo, son intervenciones muy grandes, stencil de 2 metros.

 

-¿Y vos sentís que en la mayoría de las personas hay una idea  que están los artistas que son los que tienen talento y un temor a mostrar lo que se hace, de decir ´esto no es para mí´ o ´esto no lo puedo mostrar´?

SM: Si como un tema de legitimidad, ´esto es arte, esto no es arte´, a ´nosotros nos subsidia el gobierno y somos artistas internacionales´ y capaz que tu vecino o el menos esperado sabe expresarse y tiene su arte, algo personal y original.

 

-Uno está acostumbrado a comunicarse con la palabra, eso nos marca un montón…que todo lo tenés que pasar a ese lenguaje. Los dibujos y las pinturas son comunicarse desde otro lado y eso es re zarpado (sic) también, que te genera cosas lindas

SM: Como que decís otras cosas con otro lenguaje…

 

En el arte contemporáneo todo el tiempo te meten en la cabeza que tenés que pedir un subsidio

 

 -¿Vas dibujando lo que te va saliendo y vos tratando de llevar y que se acerque…o con boceto?

SM: Y espontáneo más que nada, como que surge lo que surge.

 

-¿Y los murales colectivos se charlan entre todos lo que se va a hacer o se dividen la pared?

SM: Y sí, se apunta a algo, charlamos ´tal´ cosa, y ahí también es espontáneo. Salvo que la persona ofrezca una pared, tenemos que decirle algo, mostrarle algunos bocetos, para que confíe, porque tampoco va a estar viviendo ahí y ponemos cualquier cosa.

 

 

-¿De pronto han pasado personas que se enganchan mientras estaban pintando?

SM: Si también, los niños más que nada que por ejemplo no se animan a pintar porque en la escuela le dicen cómo hay que pintar y se cansan de pintar banderitas de Argentina, cosas impuestas, que cuando tienen toda la libertad para poder expresarse, les cuesta, como que le tenés que decir que se sientan cómodos, poder expresarse.

 

-Lo que vos practicás, un arte autogestionario, ¿es difícil poder bancarse?

SM: Hay cosas que son caras, la pintura, los aerosoles más que nada. A la hora de expresarse uno puede hacerlo con cualquier cosa.

 

Extracto. Radio Futura. “El arte alienador”.

 

-¿Por qué elegiste el arte como medio de expresión?

SM: Porque tiene muchos canales, es muy diverso y se puede tratar de cualquier tema con sentido crítico o constructivo.

 

 En la escuela le dicen a los niños cómo hay que pintar y se cansan de pintar banderitas de Argentina, cosas impuestas

 

-Hay un arte dirigido, controlado, muchos se creen artistas cuando una institución les da un título, de  bailarina, de actor, de cineasta, de lo que sea…

SM: Cuándo están limitados por un ´pincelito´ en el cerebro, viene de arriba la orden de qué poder pintar, qué no podes pintar, qué tema tocar.

 

-La idea de tu arte rompe con lo establecido y entonces tiene enemigos, yo me preguntaba el ámbito de la censura, hasta qué punto te jode que te tapen los murales, ¿cómo lo vivís vos?

SM: Y he tenido experiencias de murales hechos con otros compañeros y como ha venido la municipalidad y blanqueó todo y puso “La Plata ciudad capital” y se murió el arte (risas).

 

Pintado por Santiago, en la cuidad de 25 de Mayo. Buenos Aires.

 

-Ahí está el chamuye de la libertad de expresión que sostiene esta democracia, hasta qué punto ¿no?

SM: Y hasta el punto que no molestés, que no confrontés, que no rompas tanto el sentido común.

 

-Y cuántos artistas quieren exponer en un museo y buscan reconocimiento cuándo en un concurso le dan un premio. Vos has participado en experiencias artísticas, ¿cómo ves la censura en las instituciones educativas?

SM: Y es muy adoctrinante, hay un programa que es para generar profesionales, para después meterte en el mercado, y como tiene sus contradicciones el arte contemporáneo que todo el tiempo  te meten en la cabeza que tenés que pedir un subsidio, de querer luquearla (sic) por ese lado.

 

-Y en cuánto a la técnica en la universidad, ¿podes romper un poco la línea?

SM: Y no, tiene que entrar dentro de los parámetros que ellos te ponen, te van atrofiando de a poco. Y cómo lo legitimaron, porque el conocimiento del arte viene desde lo primitivo, por necesidad ya se rayaban las cuevas, las piedras, se expresaban. No es algo de este época o de las instituciones.

Por ejemplo cuadros que se venden en millones de dólares y que se archivan en una pared en un museo, o por ejemplo hay una persona que hizo un ´cago´ adentro de una lata y lo vendió como arte contemporáneo a 35 mil dólares.  Ya el mercado es muy cínico, se toma arte un excremento adentro de una lata y se cotiza.

 

Sebastián Turtora

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *