AUDIO | Caso Volpin: Autoridad del sanatorio La Trinidad admite errores médicos y falencias en los equipos

En Febrero pasado la periodista y dirigente política Débora Pérez Volpin ingresó a la Trinidad sede Palermo para hacerse una endoscopía de rutina y encontró la muerte. Los detalles de la autopsia hablan de lesiones internas. Nada, ni los intentos de reanimación lograron salvarla. Los 2 médicos que realizaron el procedimiento viven ocultos sin atender ningún teléfono ni dar explicaciones.

Una comunicación a la que accedió Periodismo y Puntoextraída de una conversación de WhatsAppde una altísima autoridad del sanatorio revela detalles de lo sucedido: “Fue un poco la boluda de Puente y el quirófano”, aludiendo a la anestesista Nélida Puente y a la supuesta deficiencia de los equipos utilizados para la endoscopía. La médica de Ezeiza Nélida Puente vive casi recluida, de la casa del trabajo, sigue con su labor profesional en un sanatorio del barrio porteño de Caballito. No responde ningún teléfono y ni siquiera existen fotos de ella en los medios. Reservada, borró todas sus redes sociales. Tiene 62 años y espera pacientemente jubilarse dentro de 2 años, tiempo suficiente para transitar un posible juicio de homicidio culposo y la pérdida de su matrícula, claro que al jubilarse eso no tendrá mucho efectoTiene una hija estudiando medicina. Sus colegas no la recuerdan como “buena compañera”.

En relación a si el Sanatorio le “soltará” la mano a los 2 profesionales, el diálogo – editado y distorsionado para proteger fuentes y nombres – deja entrever que:

 “Todo apunta a ellos dos, porque es más fácil sacarse de encima a ellos dos que la Trinidad tenga responsabilidad”

En el caso del endoscopista Diego Bialolenkier la situación es parecida, el joven doctor de 36 años, gastroenterólogo, se refugió en un country de la provincia de Bs. As. y no responde su celular. Fanático del fútbol, juega un torneo de la institución Hebraica, en un equipo llamado Borusia.

“A mí no se me hubiese muerto”, dice la voz extraída de un diálogo entre profesionales, y agrega “hay muchos factores, los equipos…”.

¿Queda información que aún no salió a la luz?. La expansión del holding Galeno está bajo la lupa sobre el modo de crecimiento que tuvo y los bajos costos médicos, y el hombre detrás del fuerte grupo empresario es Julio Fraomeni.  Otra fuente consultada que prefiere reservar su identidad, confirma los manejos poco claros de Galeno, en una operación de vesícula en 2011 – en Trinidad sede Once – a la que fue sometida una paciente pero los médicos no tenían la especialización correspondiente para realizarla, lo cual puso en riesgo la salud de la afectada. Se inició un litigio que aún hoy sigue en la justicia.

El caso Volpin tiene enfrente no sólo a un gigante de la medicina, factores económicos, hermetismo sino además muchos intereses en juego para que no se conozca la verdad.

AUDIO. Autoridad del sanatorio del grupo Galeno reconoce errores diversos en la muerte de la periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *