dom. May 26th, 2019

El impactante pasado del abogado uruguayo ligado a la ruta del dinero K

El presidente del club Peñarol Juan Pedro Damiani declaró ante la justicia argentina en la causa por la cuál es investigado por lavado de activos y por sus negocios con Helvetic Service Group SA, la empresa suiza que controló SGI, la financiera que a su vez se cree que lavó dinero para el empresario patagónico Lázaro Báez.

En la indagatoria, negó todo ante el Juez Federal Cassanello. Negó conocer a Báez y a Jorge Chueco (quién fuera apoderado de la firma Helvetic), entre otros involucrados en la ´ruta del dinero K´. En su declaración oral, entre desesperación e insultos, pidió volver a su país. ¿Por qué la justicia argentina puso bajo la lupa a este abogado dueño del estudio J.P. Damiani & Asociados?.

La especialidad del estudio contable de Juan Pedro son las sociedades off-shore uruguayas, y el armado de supuestas operaciones financieras para generar pérdidas o ganancias, entradas o salidas de caja, a sociedades argentinas

Se sabe que Lázaro realizó operaciones inmobiliarias en Uruguay, una de ellas para la compra del campo “El Entrevero” en 2011, por US$ 14 millones. Maniobra luego denunciada en Montevideo por la Diputada Graciela Ocaña, en 2013. La justicia tiene bajo sospecha un flujo de fondos entre Uruguay, Suiza y Liechtenstein, del cual formaron parte Damiani, su socio Fernández Methol y Helvetic (HSG), con transferencias por US$ 3,3 millones. Consideran además, como sospecha, que Damiani utilizó fondos fiduciarios como HSG para ´mezclar´ dinero y realizar operaciones de lavado. Los fondos fiduciarios se utilizan para delegar a terceros (físicos o jurídicos) la administración de activos financieros, por la imposibilidad de poder controlarlos. Sin embargo, el presidente del club Peñarol niega estar relacionado con el dinero de los Báez y dice desconocer totalmente los supuestos negocios del empresario K con la firma suiza.

Pero sus antecedentes le juegan en contra. El financista uruguayo aparece con fuerte actividad off shore, además de sus múltiples emprendimientos inmobiliarios de construcción de barrios privados, muy bien detallados en artículos del periódico uruguayo “El Observador”. Figura como director de la panameña Van Gogh INC., creada en 1986 y en otra más reciente, de 1999, llamada United Advertisers Limited radicada en Reino Unido (ahora inactiva desde 2006), entre otras conocidas como la que él mismo declaró, la compañía Redwood utilizada para obras públicas.

Si bien Damiani sostiene no conocer a Jorge Chueco, según fuentes periodísticas en Uruguay Chueco estuvo en la inauguración de un barrio privado en Carrasco impulsado por Damiani, incluso existiría una fotografía de ambos. Sin embargo, esta versión no pudo ser probada aún, aunque periodistas del vecino país intentan llegar a confirmar este vínculo que derrumbaría la defensa del presidente aurinegro.

Escándalo de la FIFA. Según consta en una nota del diario La Nación de Hugo Alconada Mon y en el marco de los Panama Papers, Damiani y su estudio trabajaron para compañías offshore vinculadas al uruguayo Eugenio Figueredo, el ex vicepresidente de la FIFA acusado por sobornos y lavado de dinero, de acuerdo al análisis que se desprende de los documentos de la firma panameña Mossack Fonseca.

Pero aún hay más.

Caso Perel. El 4 de febrero del 2001, un día antes de que se conociera el informe del Senado de los EEUU sobre el lavado de dinero internacional, el financista Mariano Perel y su esposa Rosa Berta Losanovsky fueron encontrados con un disparo en la nuca en la habitación que ocupaban de un hotel en Cariló, Provincia de Bs. As. En su póstuma confesión, Perel habló sobre sus oscuros negocios, quizás anticipando el final. En esos textos, fue mencionado Damiani:

“La especialidad del estudio contable de Juan Pedro son las sociedades off-shore uruguayas, y el armado de supuestas operaciones financieras para generar pérdidas o ganancias, entradas o salidas de caja, a sociedades argentinas.”. “Juan Pedro Damiani viene a la Argentina 2 días de cada semana como mínimo. Siempre se aloja en el Claridge. Cada vez que viene pasa por el Banco y firma por el holding que se trate todas las constancias. O sea que una operación blanca de un holding uruguayo resume en un globo toda la operatoria negra de cada día, que se pasó pero desarmado el globo, por el canal de transmisión de datos como una operación on line desde Buenos Aires sobre la computadora uruguaya. Se usan muchos holdings diferentes. Se las cambia todo el tiempo. Lo que no se cambia es que están hechas y controladas por Damiani, y que siempre tienen un montón de operaciones (todas supuestas y no reales), de haber movido títulos públicos por cantidades millonarias para poder así justificar lo que hacen.”

Si es inocente, es realmente un hombre sin suerte. Toda su actividad profesional ha estado rodeada de misterio, personajes oscuros y negocios bajo sospecha permanente. La historia del uruguayo que intenta escapar desesperadamente de las esquirlas de la feroz corrupción argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *