El día que Lorenzetti se recibió de Intendente

Una característica de los tradicionales intendentes del conurbano bonaerense es vincular la institución municipal con su propia persona. Lo hacen en cada oportunidad que se les presenta: ya sea a la hora de difundir alguna obra de gobierno, o bien a la hora de efectuar cualquier comunicación oficial.

Por ejemplo, si Ud., señor lector, ingresa a la página web oficial de La Matanza, podrá leer el siguiente encabezado: “MUNICIPIO DE LA MATANZA-INTENDENCIA VERÓNICA MAGARIO”.

Ya lo hemos dicho en muchas oportunidades: conductas como estas evidencian una cultura antirrepublicana, en tanto que el objetivo del mensaje no es informar quién es el intendente, sino asociar la institución con el funcionario de turno de un modo indisoluble, naturalizar las tendencias de perpetuación en el poder, y promocionar al político que transitoriamente ocupa una función, desde el lugar de privilegio que otorga el uso de las páginas web oficiales, la cartelería oficial de obra pública, la folletería oficial y demás vías de comunicación entre el Estado y el ciudadano.

“¿Bueno, pero qué querés? Es un intendente del PJ bonaerense”, me dice un amigo resignado” –y continúa- “Tampoco vas a pretender que se comporte como el Presidente de la Corte Suprema”

Hace unos días, llegó a mis manos un libro editado recientemente por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, titulado “JUSTICIA ARGENTINA ONLINE. El Nuevo Modelo Comunicacional.” Dicha obra está prologada por el Dr. Ricardo Lorenzetti y cuenta con la participación de destacados juristas y miembros del Poder Judicial. Lo increíble es que, al mejor estilo de los tradicionales intendentes del conurbano, puede leerse en la parte inferior de la tapa “Corte Suprema de Justicia de la Nación. PRESIDENCIA LORENZETTI”

Ojo. No estamos sólo ante un caso de antirrepublicanismo, personalismo y mal gusto. El hecho es grave porque el Presidente de la Corte está alcanzado por el art. 42 de la Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública que dice: “La publicidad de los actos, programas, obras, servicios y campañas de los órganos públicos deberá tener carácter educativo, informativo o de orientación social, no pudiendo constar en ella, nombres, símbolos o imágenes que supongan promoción personal de las autoridades o funcionarios públicos.”

Pese a ello, el Doctor Lorenzetti quiere que nos quede claro que el libro se hizo bajo su presidencia. Sí, doctor, ya nos dimos cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *